Sin categoría

El gran viaje del espíritu

El elemento aire en Alquimia, entre otras cosas, representa también nuestro gran viaje del espíritu.

Nuestro viaje desde las dimensiones eternas y sin forma, al cuerpo, limitado, finito y expuesto a las leyes de la gravedad.

Cuando somos concebidos, el óvulo, un huevo unicelular que contiene todos los códigos genéticos de nuestra madre se fusiona con el linaje del que será nuestro padre y todo su linaje antes que ellos.

Esta primera célula, pulsa y descansa durante veinticuatro horas antes de comenzar a dividirse rápidamente en una mórula compuesta por dos, cuatro, ocho, dieciséis, y luego cientos de células.

El primer órgano que se forma es una invaginación en la parte inferior de esta blástula que se transformará en el ano, la vejiga y el yoni.

Es por esto que nuestro chakra raíz (en la zona del perineo, ano y base de nuestro yoni o escroto) guarda todas estas memorias primarias.

Estas memorias y estos órganos guardan las más antiguas memorias celulares sagradas, que enraizan nuestra experiencia espiritual y nuestro desarrollo en este plano.

Aquí está la clave de Todo. Aquí aguardan nuestros miedos ancestrales a ser sentidos y sanados, y los miedos de nuestros ancestros. Transmitidos generación tras generación hasta que alguien en el sistema familiar se pone a hacer “el trabajo” que antes no se hizo.

Esto sí que es un acto de Amor ¿No creéis?. Hacia ti misma y hacia todos los que vinieron antes que tú.

“Esto termina conmigo”, es el mantra que me repito cada vez que el proceso parece ser más fuerte que yo y me recuerdo que todos ellos están justo al otro lado acompañándome en este Viaje. Hombres y mujeres. Hombres con corazones rotos, confundidos en su masculinidad, perdidos. Mujeres con vientres deshonrados, feminidad castrada, desconectadas de su poder.

No fue casual que naciera con psiquismo, para entender otros mundos y percibir energías que no se ven con los ojos físicos. No fue casual que me licenciara en biología, para comprender el origen más físico y palpable, lo que se ve con los ojos y los microscopios, y tener una mirada amplia que me ayudara a comprender y fusionar ambos planos, tener una visión y percepción holística y transpersonal de toda esta Aventura que es la Vida.

No fue casual que me dedicara a la investigación.

Y en paralelo, no fue casual ni uno, ni tan solo uno solo de los días de mi vida, con cada bajada al infierno y subida al cielo.

Todo tiene tanto sentido que a veces asusta.

Esto fue lo que elegí. Este es mi Viaje sagrado.

Traemos las heridas que luego ayudaremos a otros a sanar.

Ningún terapeuta podrá llevarte más profundo de lo que él mismo haya llegado.

Es Ley.

No lo olvides, nunca, ni un solo segundo, no pierdas la perspectiva, el Gran Viaje que estás realizando, porque de los millones de infinitas posibilidades en este Universo, TÚ, viniste para algo y tu misión es encontrar el sentido de tu Viaje Sagrado.

Lorena Cuendias

You Might Also Like...

No Comments

    Me encantaría saber tu opinión

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.