ALQUIMIA INTERIOR METAFÍSICA REFLEXIONES SEMILLAS

¿Por qué me pasa esto?

Muchas personas me preguntan si lo que están viviendo en su proceso es “normal”.

Y esta es mi respuesta:

¿Qué es “normal” en un proceso de Alquimia Interior?;

¿En un Viaje Sagrado como el que cada uno de nosotros, a través de vuestro cuerpo, que encarna nuestra Alma, que a su vez encarna el espíritu, está realizando?.

El proceso de cada uno es único, Sagrado, maravilloso, y responde a un plan de Viaje maravillosamente orquestado.

No hay mejor o peor. Normal o anormal. Todo ES.

Todo es parte del proceso Alquímico emocional que está cursando tu Alma a través de tu cuerpo físico en esta gran escuela. Muchas veces no tenemos suficiente perspectiva para comprenderlo. Y es nuestra mente quien necesita y quiere hacerlo. Comprendo esto muy bien porque yo era muy mental, y quería entender el por qué de mi proceso, ¿Y ahora esto qué me quiere decir? ¿Y qué se espera de mí ante esta situación? ¿Qué parte de mi me está mostrando? ¿Quién soy yo en esta experiencia?

Si bien poner conciencia en nuestro camino y que ésta se vaya amplificando, creciendo, evolucionando, desarrollando, es parte del proceso, eso es muy distinto de querer comprender desde una perspectiva mental, cosas que están fuera del dominio de la mente, porque pertenecen al reino del espíritu y del Alma, y estos hablan con otro idioma, a través se símbolos, a través de sueños, a través del cuerpo, de su intuición, a través de las matemáticas del universo y de la numerología repetitiva que encontramos en el reloj, en matrículas de coches, son fractales, a través de nuestra visión interior…. y esto último es la clave: Cultivar la visión interior.

La visión interior es una visión receptiva y vacía. Es desde ese vacío donde se produce la revelación.

En este mundo de prisas, acelerado, de la inmediatez en el que vivimos, sentarnos con nosotras y conectar con un espacio de visión interior de vacío y “esperar”, se nos hace imposible.

Corremos a la falsa seguridad que nos proporciona el control de la mente, desarrollando el hábito de buscar respuestas, buscar, buscar, entender, mirar hacia un lado y otro, diagnosticar, “penetrar” y gestionar la vida desde la mente, pero hacia fuera, usándola como un láser.

Pero para ver las cosas como realmente son, para que el Misterio de la Vida se nos revele sin esfuerzo, tenemos que suavizar nuestra mirada interior, vaciarla en todos sus horizontes y esperar.

Esa espera, es receptividad, que es uno de los principios femeninos por excelencia. Ese espacio no está regido por las leyes del tiempo lineal de este plano físico, es una dimensión de No-Tiempo y en él podemos desplazar nuestra conciencia hacia el pasado, o hacia el futuro, como lo entendemos aquí, movernos en el espacio infinito del tercer ojo.

Es por eso que cuando sanamos “aquí” sanamos a la vez en otras dimensiones, lo que fue y lo que será.

Somos seres multidimensionales. Aspectos de nosotros se encuentran encarnados en este plano físico, pero otros evolucionan en otros espacios simultáneamente. Esto es metafísica.

En el grupo de facebook estamos trabajando con este y otros principios a través de un Viaje Alquímico. Si sientes acompañarnos, escríbeme.

Te abrazo

Lorena Cuendias

You Might Also Like...

No Comments

    Me encantaría saber tu opinión

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.