Mujer Alquimia · Alquimia interior

Luna Llena de Fuego: Trabajando con el Chakra del Corazón

La confianza en una misma se trabaja y se practica. Una no confía en una misma de un día para otro. Nos enseñaron a desconfiar de nuestras intuiciones y de nuestra Voz interior Sabia y Salvaje. Pero se puede volver, y yo soy una prueba de ello. Es práctica, práctica y práctica. Y Voluntad, voluntad, Voluntad.

Es como  tocar el violín. El primer día vas a romper 4 cuerdas, pero te garantizo, que tocarás la melodía más preciosa del Universo. El camino del despertar no es corto ni fácil. No vale “Ay yo no siento nada” el tercer día, y rendirse. Si es tu caso, está claro que no es para ti.

EL CAMINO ESPIRITUAL, EL CAMINO DEL DESPERTAR, ES PARA TOZUDOS Y VALIENTES DE CORAZÓN.

Vamos a intentar sintonizar con nuestros deseos profundos de corazón, averiguar cuáles son, y dirigirnos hacia ellos.

Necesitaremos:

  • Sage o palo santo
  • Tu vela blanca: En adelante, encendemos y apagamos la vela cuando empecemos y terminemos nuestras meditaciones. La intención es la de pedir ayuda en nuestos procesos personales, pedir que nos ayuden a Ver más allá de las limitaciones de nuestra mente egóica, pedir claridad.
  • Tu diario de trabajo personal

El orbe de la Luna es amplio, puedes hacer el ritual unos días antes o después de la Luna llena del día 5, y servirá igual, porque su influencia persiste.

Enciende el Sage o el palo Santo, y deja que limpie el espacio en el que vas a realizar tu ritual.

Cuando lo sientas, siéntate en posición de meditación.

Vamos a trabajar con el centro cardíaco.El chakra corazón.

No importa que no lo veas o que no lo sientas. Con trabajo psíquico poco a poco irás haciéndolo. Que no lo percibas no significa que no esté. Está, te lo garantizo. Y responde a tu voluntad:

Haz unas respiraciones profundas para soltar el día, soltar tu cuerpo y cualquier tensión que puedas sentir. Toma el tiempo que necesites.

Lleva tu mano derecha por delante de tu corazón, con la palma orientada hacia él, a un palmo de distancia más o menos. Intenta percibir su energía. Puedes sentirla como vibración en la palma de la mano, cosquillas muy leves, cambio de temperatura….etc…

Comienza suavemente a frotar el área del centro del corazón en un movimiento circular para comenzar a activar la energía. Hazlo en el sentido de las agujas del reloj, mientras respiras profundamente, y eres testigo de cualquier percepción.

Imagina cómo tu corazón se va abriendo poco a poco. Si te ayuda puedes visualizarlo como si fuera una flor que se despliega suavemente, o como una bola de luz que se va expandiendo más y más.

Y si no te resulta fácil ni sentirlo, ni visualizarlo, simplemente dilo internamente:

“Ahora estoy abriendo mi corazón”

 Una vez que sientas cualquier cambio o percepción en tu centro corazón, como un “click” interior, dirígete a él, háblale. Pregúntale qué necesita de ti, cual es el deseo de tu corazón para superar tu miedo. Ese miedo que ahora te impide avanzar.

La respuesta puede venir de cualquier forma, como sensaciones, imágenes, palabras que surgen de un diálogo interior… Por favor CONFÍA, deja que el mensaje llegue, no lo juzgues. Estás aprendiendo a escucharte, y se hace así.

Sigue percibiendo lo que sea que venga. Pregunta lo que necesites. ¿Cómo puedes superar eso que te da tanto miedo?, ¿Qué necesitas para llegar hasta ese lugar al que quieres llegar?…. Pregunta! Es gratis.

Anota en tu diario de trabajo personal cualquier cosa que venga, por muy loca o insignificante que te pueda parecer. NO LO ES.

Hazlo, si no, lo olvidarás, como cuando no escribes tus sueños. Otro día os explico por qué sucede esto.

Cuando hayas terminado, abrázate muy fuerte, siente tu corazón, inmenso, y dale las gracias.

Recuerda que siempre puedes volver a él, en cualquier momento, en cualquier lugar.

Toma tu tiempo para ir volviendo poco a poco.

Apaga tu velita.

Por favor contadme vuestras experiencias y dudas!

Seguimos caminando!!

Feliz Luna, hasta muy pronto.

Lorena

PD: Tu centro cardíaco no se “queda abierto”, tu propio sistema energético se autoregula.