Lorena, conocerte ha supuesto un antes y después en mi proceso vital de autoconocimiento y aprendizaje.
Me has acompañado y guiado por senderos nuevos y desconocidos de mi subconsciente, de mi mundo interior, creando una evolución más profunda que me ha llevado a comprender y a abrazar mis sombras, convirtiéndose en luz, completando mi puzzle emocional.

Sin ti no hubiese sido posible, me has brindado herramientas para descubrir, experimentar e integrar mis emociones, sin distorsiones. Me has enseñado a autocuidarme, respetarme, amarme, liberar energías y renovarlas retroalimentándose así mi alma, mi esencia.

Gracias a ti hoy por hoy camino más segura, más plena y con más serenidad. Sigo caminando, sigo avanzando. Conectada con mi esencia, con la madre naturaleza, con mi mujer salvaje. Más cerca de mi.
Eternamente agradecida.