Ha marcado un antes y un después en mi forma de sentir, de vivir y valorarme.

Ha sido un proceso en el tiempo en que, como una semillita, ha ido creciendo y fortaleciéndose la confianza en mí misma, la autoestima, la importancia de mantenerme en mi centro para no perder el equilibrio, la fuerza interior…
Estaba perdida, confundida, buscando respuestas que no encontraba a mi malestar interior y a mis inquietudes. Encontré justo lo que necesitaba, encontré la fórmula para aprender a quererme, aceptarme, impulsarme, valorarme, a ser compasiva conmigo misma, a no exigirme en exceso, a ser paciente, a darme el tiempo que necesito. Y así, me re-encontré y sané… y sigo sanando mientras dure este caminito de la vida.

Me sorprendió el efecto de cada sesión. Es como si hubiera sacado petróleo, algo que estaba escondido muy profundo y que salió a la superficie arrojando mucha luz pero sobre todo, sacando un precioso tesoro. Algo así como quitarse la venda de los ojos. Tanto tiempo delante de mí, tan claro y no había sido capaz de verlo, hasta que Lorena me ofreció sus herramientas transformadoras.

Conocer a Lorena y trabajar con ella ha sido la única experiencia que realmente ha producido cambios profundos que no solo se sienten de forma interna, sino que producen transformaciones reales en la vida.”