Trabajar con Lorena, ha supuesto entrar en contacto con una realidad que me daba vértigo admitir que estaba ahí, y cuanto más contacto he tomado con ella, más he saboreado mi verdad y más cruda y honesta he sido conmigo misma. Más contacto estoy tomando con esa verdad que mi corazón tanto anhelaba sentir y por eso me encontré con ella.
Me sigue dando vértigo, pero confío, estoy aprendiendo a hacerlo pasito a pasito.

En mí han cambiado muchas cosas, lo que más me ha impactado es sentir mi cuerpo vibrar, sentir mi esencia, haber recuperado mi cuerpo, del que me había desvinculado porque me causaba miedo la inmensa fuerza y energía que hay en él, y creo esto es sólo un atisbo de lo que puedo llegar a encontrar, porque cada vez más frecuentemente, este me muestra lo que puede llegar a darme, y no tengo palabras para describirlo.

Lorena me ha quitado una venda que llevaba en los ojos, que me impedía ver donde estaba y las máscaras que me había puesto, para encajar en lugares en los que realmente no quiero encajar y que me impedía ser quien realmente soy.

Me está ayudando a descubrir todo esto por mí misma. Es una guía,con infinito amor, las sesiones son un sitio en el que puedo saber que no hay juicios, solo comprensión profunda, y en el que cada vez que voy se que voy a dar un paso más hacia dónde realmente quiero ir en mi vida.

Recomendaría trabajar con Lorena a cualquier persona porque siento que cada sesión es mágica y que es como si viese dentro de mí y supiese exactamente que necesito para ser cada vez un poco más yo.

Hoy me siento más valiente, más segura y he descubierto y sentido cómo es realmente amarme.