Inicio Lorena Foros El Descenso Espacio para compartir, expresar sentires, dudas, avances y dificultades Respuesta a: Espacio para compartir, expresar sentires, dudas, avances y dificultades

#27536

Queridas compañeras, Felipe y Lorena!

Hace días que no comparto por aquí, pero he ido leyendo cada nuevo comentario (está genial la opción de que te avise el correo de ello, gracias).          Me sentía cerquita de cada una de vosotros, pero sin el impulso de responder, ni de escribir.

Esa CALMA sobre la que os contaba en mi último escrito sigue presente y me ha enseñado cositas que me gustaría compartir con vosotros:

-Respiración y Movimiento son la esencia de mi transformación y os diré cómo me están ayudando a mí, en mi día a día:

Cuando respiro conscientemente, al hacer el tracking corporal, el de carga, el de el estado del sistema nervioso y al inhalar, abro espacio para conectar con cada parte de mi cuerpo o especialmente con aquella que requiere más atención y al exhalar permito la relajación, me he dado cuenta que la calidad y la cualidad de la AUTO-OBSERVACIÓN es diferente y se ha desarrollado, es SENTIDA. Siento tanto la parte que observa: mi consciencia, como la parte observada: sensación corporal, emoción, pensamiento-narrativa, impulso de comportamiento, carga de energía. Es sentida!, no mental y esto es increíble porque no se muy bien cómo, pero parece que se está automatizando y simplemente ocurre solo con respirar así. Ha habido veces que incluso he empezado a respirar así, cuando ha pasado algo que me ha movilizado, sin proponérmelo. Osea, que mi cuerpo ya me acompaña y esto me hace FELIZ y me hace sentir VIVA, me despierta ALEGRÍA y siento el corazón caliente y el pecho expandido. Así que creo que empiezo a saborear algo que se acerca a estar en Vago Ventral!!!! Mi intestino está mucho mejor, lo he escuchado y he encontrado el ritmo de comidas y ayuno que me sienta bien, sin meter la cabeza, ni las costumbres, ni las narrativas antiguas.

En cuanto al MOVIMIENTO, es fascinante!!! El taller con Maika fue muy, muy, muy intenso para mí…Cuando llegamos al punto después del nacimiento y empezamos a explorar el gateo, el erguirnos, el empezar a caminar encontré mucha dificultad. Es como si todos esos movimientos que habíamos hecho antes me hubiesen llevado directamente a una memoria preverbal olvidada en mi inconsciente y mi cuerpo, muy dolorosa. Fue estar allí de nuevo, en mi cuerpito de bebé, sintiendo su desolación, desamparo, dolor, soledad…otra vez la respiración me ayudó, conseguí sentir sin perderme y mantenerme en la memoria sin disociarme y seguí moviéndome, como podía porque sabia que había más por descubrir… Comprendí cuándo comenzó  la contracción de mi diafragma, el nudo de mi estómago, la debilidad de mis brazos, por qué mis vertebras y costillas dorsales se giran… Es como si toda la estructura de mi torax no se hubiese consolidado bien y para compensar, el diafragma se hubiese contraído hacia arriba y sostuviera  una coraza externa, como un exoesqueleto, una armadura. En ese ejercicio volví al tiempo en que aún no estaba…volví a sentir mi vulnerabilidad y pude sostenerla. Estuve tres días muy blandita, sensible, presente en mi torax, cuidándome y protegiéndome mucho, y rodeada solo de gente que me quiere. Fue hermoso darme ese tiempo, actuar desde la CALMA.

Del CRONOGRAMA, wow, qué revelador, veo mis heridas, veo cómo y por qué se produjeron, veo los protectores que creé, las narrativas que me creí de otros y que hice mías y las partes de mí a las que tuve que renunciar entonces y que después he abandonado yo para poder sobrevivir. Comprendo que es el miedo al dolor lo que me ha mantenido apartada de esas partes desterradas. Comprendo cómo los disparadores me llevan directa a la herida y que lo que ha sido mi debilidad, se está convirtiendo en el portal de acceso a una verdad velada hasta ahora y en la oportunidad de cuidar, sostener, escuchar, validar, aceptar partes de mí muy necesitadas de mi presencia adulta. Me miro con amabilidad y compasión, sabiendo que todo tenía un propósito, sintiendo la presencia de algo muchísimo más grande que yo y agradeciendo la sabiduría de mi cuerpo y mi SNA, siempre cuidando de mí.  No se si esto es demasiado, pero diría que veo la coherencia de mis incoherencias.

Llevar mi mirada adulta, responsable, compasiva, tierna, sincera, amorosa a estas partes heridas, produce un efecto mágico en mí…                      Toman sentido todas las leyendas, cuentos e historias de monstruos y bestias que se transforman en humanos por la gracia de un beso de amor verdadero. Toma sentido el proceso de transformación alquímica de los metales pesados en oro…Siento en mis células el efecto de la reparación, también en mi energía y en mi voz… En resumen, estoy atendiendo las necesidades nucleares que han aparecido en mi cronograma. He encontrado el “libro que traía debajo del brazo” para mis padre cuando nací y que debió quedar olvidado y perdido en algún rincón del hospital!

Ha sido renunciar a la urgencia, al deber, a la lucha, a lo que creo que se espera de mí, a lo apropiado, lo sensato, lo que a mí, más me ha ayudado a entrar en esta calma activa, clara, valiente, tierna, paciente, amable y también disfrutona. He vuelto a bailar! Lo hago cada día, me doy 30-40 minutos para moverme y disfrutar y luego miro a ver que ejercicio somático necesito más. Me siento mucho más relajada con mis hijos, compartimos más sinceramente y también les doy y me doy espacio personal. Con mi marido siento que estoy recuperando cercanía, conversaciones que me llenan, felicidad compartida, intimidad que me gusta.

Claro que tengo momentos complicados y difíciles, de dolor, de miedo, de rabia, de pena, de NO SABER y dudar… pero dentro, en el cuerpo, siento algo tangible, que me sostiene y me centra, que no desaparece, a lo que siempre puedo volver, incluso aunque haya elegido disociarme o distraerme por un rato. Creo que esto es la Seguridad. Es el regalo más valioso que haya recibido nunca.

GRACIAS Lorena, te quiero y te admiro profundamente. (Se me olvidaba, quería decirte que la primera práctica de la última sesión contigo, la de dejarnos caer en el lugar de seguridad de nuestro cuerpo, para mí el fondo del vientre, soltar todo y dejarse sostener por algo más grande, fue sublime. Hubo un momento que incluso deje de hacer el esfuerzo de respirar voluntariamente, se lo deje al SNA y pude sentir mi cuerpo respirando, expandiéndose y relajándose el torax y abdomen, sin esfuerzo…era como flotar en el universo dentro de mí)

Gracias Lorena, compañeras, Felipe, os siento cerca y me reconforta el Alma.