Te guío en el camino
de regreso a ti

7. Trauma y cuerpo: por qué cerrarme y contraerme me hace sentir segura

7. Trauma y cuerpo: por qué cerrarme y contraerme me hace sentir segura

Crear espacio dentro de nuestro cuerpo para que nuestra energía pueda moverse, es parte fundamental del trabajo somático de liberación y sanación emocional y de trauma. Cuando nuestro cuerpo ha experimenta­do trauma emocional, esos golpes emocionales tienen una consecuencia somática: Se cierra el pecho y el corazón, nos tensamos y acorazamos...Una de las consecuencias de trauma es que algo que debería ser tempo­ral (contracción y tensión) se vuelve crónico, no podemos soltar y cerrar el ciclo de tensión - relajación, y seguimos apretando y contrayendo, postural e internamente, lo que termina siendo una postura ante la vida también. Una postura de bloqueo y estancamiento, tanto dentro en nuestros cuerpos, como fuera de nosotros, manifestando constricción, limitación, bloqueo. Fluir, es hacer espacio, y eso es algo que se aprende. Hacemos espacio y permitimos que toda esa carga se mueva libremente a través de nosotros, en vez de perpetuar el estancamiento. Cuando esa carga queda comprimi­da en algún lugar de nuestro cuerpo se comprime y se va más profundo y a menudo, eso es material emocional con el que no podemos/ sabemos lidiar que acaba confinado en el inconsciente corporal. Cuando esa carga tiene espacio para moverse, puede metabolizarse, pierde su fuerza y su poder y se integra como parte de nuestra fuerza y energía vital, nuestra salud y nuestro bienestar. Esto es precisamente lo que vamos a hacer en el próximo taller del día 18 de Diciembre, por Zoom: Ayudar a nuestro cuerpo a volver a sentirse seguro en la expansión, que no es otra cosa que volver a sentirnos, nosotras, seguras, en la expansión, de todo lo que somos. La seguridad en ti misma es un reflejo de tu capacidad para encontrar seguridad en tu cuerpo. Si yo no soy un lugar seguro para mi, que puede acoger todo de mi, hacer espacio para todo lo que sucede dentro de mi, cada una de mis partes y mis emociones, fuera encontraré la misma inseguridad. Porque no es fuera. Es dentro. Y siempre fue así.