Soy tú

“Soy tú”. Estas dos palabras son mágicas.

Me las digo cada vez que alguien me recuerda mi dolor. Porque los otros te recuerdan algo que ya está en ti. Ellos son disparadores, como cuando suena la alarma a las 6 de la mañana: MOLESTAN.

Y te diré algo, que no te va a gustar: Cuanto más te moleste alguien, cuanto más te saque de tus casillas, cuanto más te enerve, cuanto más rechazo te produzca, más puede hacer por ti. Es un MAESTRO.

Te lo puedes pintar del color que quieras, pero es así. Evitarlo, enfurruñarte, criticar y juzgar lo único que hace es mantener en tu subconsciente esa parte de ti que el disparador ha venido a recordarte y que tú sigues negando:

Lo que niegas, te somete. Lo que aceptas, te transforma.

Así que te lo voy a traducir:  Eso que estás rechazando del otro, está en ti, eres tú, y estás proyectando, ya sea de forma directa o indirecta.

La proyección psicológica es un mecanismo de defensa mental de tu ego, por el que uno atribuye a otras personas las virtudes y defectos propios.

En mi día a día practico un ejercicio de desidentificación que se utiliza en psicosíntesis. Intento no identificarme con mis personajes, (mis sub-personalidades),  me lo tomo como un juego,  resulta muy divertido observarlo en mí y en la gente que me rodea. Cuanto más zombi están, más divertido es.

Hablan de otros, y no se dan cuenta que hablan de ellos mismos.

Lo que Juan dice de Paco, dice más de Juan, que de Paco.

Cada vez que alguien me molesta (molesta a mi ego),  cada vez que alguien aparece en mi vida para ayudarme a Ver algo que me niego a ver, porque es demasiado doloroso, o porque me he acomodado y prefiero mirar para otro lado. Todas, absolutamente todas las veces que algo me molesta de otra persona, me repito: Soy tú. ¿Qué has venido a decirme? ¿Qué has venido a recordarme? Por ejemplo, que me moleste el egoísmo de una persona en un momento dado, puede recordarme mi propio egoísmo en ocasiones (proyección directa) , o todo lo contrario, que me doy demasiado y que tengo que equilibrarme y no olvidarme de mí (proyección indirecta). SIEMPRE hay un mensaje. Siempre lo hay!.

Todo lo que nos irrita en los demás puede llevarnos a un entendimiento de nosotros mismos.

Para alguien que vive desconectado de su esencia, todo lo que le recuerde una herida propia va a ser motivo de juicio, crítica y separación.

 Sin embargo alguien que vive consciente y despierto, mirará desde su corazón, y en vez de señalar, que es lo fácil,  agradecerá la oportunidad de ver lo que por supervivencia había ocultado: Su sombra.

El verdadero autoconocimiento, el camino del despertar, es darte cuenta y hacerte consciente que aquello que proyectamos en los demás es realmente algo que habla sobre nosotros mismos, aunque nos cueste admitirlo.

Y en la medida en que vayas descubriendo esas partes de ti que rechazaste, y las vayas re-integrando, mejor te vas a sentir contigo, más tolerante, más comprensiva y por extensión, más tolerante y comprensiva con el otro.

Cuando comprendas por qué rechazaste la parte de ti que es dura y dañina y cuyo origen no es otro que tu propio dolor, comprenderás la dureza de los otros, y que sólo están mostrando su dolor, porque no saben decir: Siento tanto dolor dentro de mí!!!, no sé qué hacer con todo esto!!!!!, así que necesitan hacerte daño en un intento de que puedas sentir lo que ellos están sientiendo, y lo VEAS y puedas ayudarle a hacer algo con ello. Es su manera de decir que se mueren por dentro. Que están lidiando una guerra interior y no lo saben.Es solo un ejemplo, pero hay mil.

Estos mecanismos son inconscientes.

Y con esto no estoy diciendo que por hacernos conscientes, tengamos que permitir las proyecciones de los demás sobre nosotros, NO. Ni muchísimo menos. Una vez lo ves, no tienes que permanecer ahí. Ya no es necesario.

Con esto, lo que te quiero transmitir, es que nunca, nunca, se trata de algo personal. Que lo que le pase al otro, tiene su origen en él, y que si aprendes a verlo de una forma consciente, no sólo dejarás de tomarte como algo personal sus comportamientos, sino que tendrás preciosas oportunidades de conocerte mejor, y de llegar al fondo de tí a través de ese espejo que tienes delante. Hay oro ahí. Son regalos.

Dejarás de identificarte con un rol de víctima a la que  los otros le hacen cosas, de perpetradora, haciéndole cosas otros, y te harás responsable de tí misma. CONSCIENTE.

Si no, no hacerte consciente de tu  inconsciente, dirigirá tu vida y tú lo llamarás destino.

Y seguirán apareciendo personas y situaciones para recordarte tus partes suprimidas, lo negado, aquello que tienes que re-integrar, hasta que lo hagas. Si no lo entiendes a la primera, habrá muchas más, no te preocupes.

También habrá personas que una vez tú hayas identificado el juego que representábais, no estarán aún preparadas para ver determinadas cosas y desaparecerán de tu vida, pensando que les hiciste algo terrible. Tú sólo sonaste a las 6 de la mañana.

Soy tú.

Lorena

You Might Also Like...

2 Comments

  • Reply
    Patty
    26 septiembre, 2017 at 9:32 am

    “Soy tú… o eres yo”. Lo mires por donde lo mires, la primera vez que por fin lo ves es como si el mundo te diese una bofetada.

    La teoría de los espejos puede resultar increíblemente útil para el autoconocimiento, y desde que me la explicaste siempre hay un momento en el que pienso “para el carro, ¿por qué me está molestando tanto esto que hace esta persona?”. Antes me hubiera limitado a pensar o criticar y seguir tan feliz con mi vida, pero ahora intento parar, tomar conciencia y aprender.

    Y una cosa es cierta: hay que estar muy abierto al autoconocimiento y sobre todo a la autocrítica, porque darte cuenta de que aquello que te está molestando de otra persona es algo que en realidad llevas dentro (sobre todo en los casos de reflejo directo) puede resultar un verdadero jarro de agua fría dificil de digerir.

    Gracias por estos post y por guíarnos hacia un mayor conocimiento de nosotros mismos <3

    • Reply
      Lorena Cuendias
      26 septiembre, 2017 at 10:28 am

      Gracias Patty.

      Así es, es el principio de auto-responsabilidad. Es despertar y empezar a Ver.Ser consciente conlleva dolor pero también liberación.
      Jung decía:
      “No es posible despertar a la conciencia sin dolor. La gente es capaz de hacer cualquier cosa, por absurda que sea, para evitar enfrentarse a su propia alma. Nadie se ilumina imaginando figuras de luz, sino por hacer consciente la oscuridad.”
      Un abrazo!
      Lorena

Leave a Reply