Mujer Alquimia · Alquimia interior
ALQUIMIA INTERIOR PSICOSÍNTESIS

Auto-honestidad

 Últimamente todo está en sintonía. Todo habla, y yo…escucho

Esto me ha dicho hoy:

La auto-honestidad es la seguridad verdadera

New Born by Christian Schloe

Muchas de nosotras nos sentimos temerosas de que si nos convertimos en las mujeres poderosas que estamos destinadas a ser, seremos vistas como una amenaza para los que nos rodean.

Podemos llegar a ocultar nuestra luz, para no ofender a los demás o desencadenar sus inseguridades. Nuestra niña interior teme que reclamar nuestra plena individualidad haga que nos quedemos solas.

Es comprensible, esta soledad fue una gran amenaza para nosotras cuando éramos niñas.
Pero hay otro tipo de soledad que podemos encontrar en la edad adulta, es una soledad-nutritiva.

El loto que nace de la sanación de un trauma, es un loto que nunca muere. Como diría Eckhart Tolle: es el “bien que no tiene opuesto.” Creo que este loto nace de la soledad que debemos enfrentar en la sanación del trauma de la infancia.

La disposición a sentir totalmente esta soledad puede dar lugar a la realización de la inseparabilidad entre tu propia presencia y la presencia del Dios / Diosa.

El precio de vivir en tu autenticidad, es la incomodidad de liberarte de todos tus falsos patrones de comportamiento y personajes, con los que has crecido en tu familia y en tu cultura.

Esto puede resultar extremadamente difícil, y tu voluntad férrea de evolucionar tiene que ser capaz de anular tu “cerebro reptil” que relaciona la seguridad con el status quo, a pesar de lo disfuncional que esto pueda resultar o parecer.

Se podría decir que estamos operando siempre en algún grado en la tensión entre la evolución y la seguridad o la individualidad y pertenencia. John Bowlby introdujo el concepto de cómo los niños utilizan a sus madres como una base segura para la exploración. Si la madre transmite suficiente seguridad al niño, a través de su conexión con él, el niño se sentirá lo suficientemente seguro como para salir y explorar el medio ambiente.

Toda la creatividad, sabiduría y poder provienen del luminoso centro de la verdad interna. Vivir desde este lugar y permitir que en tu vida todo se alinee desde ahí, requiere un profundo compromiso con la vida como un proceso de momento a momento. Como la llamada interior cada vez se hace más fuerte, nuestro deseo de seguridad queda eclipsado por nuestro deseo de ser libre, de la voluntad de vivir desde un lugar de verdad y de amplitud.

La disposición a sentir nuestra soledad esencial, crea un espacio de gran profundidad dentro de nosotras que puede contener un vasto campo de amor.

La paradoja es que abrazar nuestra profunda soledad mejora la calidad de nuestras relaciones porque hay un fondo de inmensa integridad y de querer enfrentar la verdad de nuestro propio dolor reconociéndote a través de ellas.

Sin embargo, el proceso, puede ser difícil ya que las personas que te rodean pueden cuestionar lo que estás haciendo, criticarlo o rechazarlo. Y esto será un gran regalo, que te permitirá profundizar, y refinar el compromiso de honestidad contigo misma. Habrá que estar dispuesta a ser mal entendida y malinterpretada, por el bien de tu propia honestidad. Este proceso te abrirá a una nueva dimensión de seguridad interior, en la que, pase lo que pase fuera , cada vez estarás más convencida de que siempre estarás a salvo dentro.

La seguridad interior nos da permiso para ser reales

Este permiso sucede en el espacio íntimo entre tú y “tú misma”. A medida que sana la herida de la madre, te conviertes cada vez más en esa base segura para la exploración de ti misma. Como una madre interior para tu niño interior, te conviertes en el espacio profundo en el que todo estará bien.

Un poderoso círculo de amor fluirá desde esta unión interna, que te permitirá ir liberándote de los patrones de conducta familiares heredados. La exploración, la experimentación y los errores son todos bienvenidos. Aquí, no hay tal cosa como el fracaso, sólo el aprendizaje. Qué libertad! A medida que nos volvemos más seguros dentro, nos hacemos libres para tomar riesgos, para trazar un nuevo territorio, para realmente explorar el paisaje interior sin los temores habituales de “¿qué van a pensar de mí?”.

Esos temores podrán seguir llegando, pero ya no tendrán el poder de detenerte.

Habrás probado la dulzura y el alimento para el alma de tu propia seguridad.

Cuando nos sentimos verdaderamente aceptadas desde el interior, ya no hay tal cosa llamada fracaso.

El patriarcado nos ha exigido que sigamos siendo pequeñas y regalemos nuestro poder a cambio de la aprobación externa. A medida que nos convertimos en mujeres despiertas, nos convertimos en pequeñas, pero no en postrarnos ante ninguna autoridad externa, si no en ceder a la verdad en el centro de nuestro ser, el SER, la Fuente interior, y esto se convierte en lo que guía nuestras vidas.

Nuestras vidas empiezan a vivirse en devoción a eso. Este proceso de convertirse en pequeña en este contexto es la exaltación final porque nos convertimos en una expresión de un poder superior. A partir de aquí, todo lo que hacemos puede ser vivido como una expresión de éste, todo lo que hacemos puede ser en devoción a la verdad. Esto es sanación, porque el patriarcado nos dice que debemos dividirnos y traicionarnos a nosotras mismas con tal de ser aceptadas.

Cuando nos hemos rendido a nuestro interior, nuestra autoridad se sitúa directamente en el centro de nosotras mismas. Aquí nos volvemos de nuevo todo.

La seguridad interna nos conduce a la innovación

En su libro “Aceptación Radical, Tara Brach nos anima a dejar que nuestro sufrimiento sea la puerta de entrada a un corazón despierto. Visto de esta manera, nuestro sufrimiento no es algo que haya que quitarse de encima, si no una puerta a las verdades más profundas. Ella habla de ver  nuestro dolor como algo que se nos ha confiado. Para cultivar nuestra seguridad interior, seremos la madre de nuestro propio niño interior en las forma en que nuestra propia madre exterior no pudo. Reemplazaremos esas carencias originales, primero, sintiéndolas plenamente.

Tenemos que revivir y sentir las emociones que habíamos excluido cuando éramos jóvenes. Este es el primer paso para convertirse en realmente auténtica. Sosteniendo tiernamente nuestros miedos y dejando ir la la necesidad de “llegar a alguna parte”.

A medida en que vayamos viviendo más en coherencia con lo que somos, más se nos pedirá que abandonemos lo conocido y encontremos descanso en lo desconocido. Se nos pedirá hacernos amigas de nuestra soledad y que encontremos seguridad en nuestra propia presencia. En esa simplicidad cruda, hay una plenitud profunda, que no es de este mundo
Esta atracción por “lo real” interior tiene una fragancia de santidad; tiene crudeza y pureza.

Preguntas como ¿Cuándo sanaré? o ¿Cuándo se irá el dolor? se esfuman.

Vemos que las olas de aprendizaje son infinitas. Nuevas capas que surgen para ser sanadas, no son signo de fracaso, sino más bien una celebración de que ya estás listo para el siguiente nivel. Dejar ir el apego a algún tipo de destino final es un paso importante y realmente acelera y profundiza tu progreso. El viaje en sí también se convierte en una forma de alimento, ya que es una fuenteque se alimenta con cada paso. El ego que quiere culminarse, se calma y se pone al servicio del misterio orgánico de tu propia evolución.

Cuando profundizamos suficientemente dentro de nuestro propio dolor y la soledad existencial, tenemos la posibilidad de descubrir que en realidad no hemos estado solas nunca. Ahí, en nuestro propio dolor y sentimientos desordenados, está la Verdad, junto con todo lo que hemos experimentado alguna vez.

Como nos sentimos cada vez más seguras en nuestro interior, nuestra lealtad se desplaza de las creencias familiares heredadas a nuestra propia verdad e integridad interior.

Con el tiempo, nuestra capacidad de ser honestas con nosotras mismas se convierte en nuestra verdadera fuente de seguridad.

Esta seguridad es tan ricamente satisfactoria. Eclipsa por completo las ilusiones de seguridad que nos daban nuestras protecciones infantiles. Nuestra habilidad de ser honestas con nosotras mismas y lo que estamos sintiendo se convierte en tierra firme.

Cada acontecimiento nos empodera, porque nos permite actuar y obtener las herramientas necesarias para dar el siguiente paso.

Tu relación contigo misma es la relación más importante de tu vida. Todo lo demás fluye de ella. Decora tu santuario interior con su hermosa soledad.

Permítete sentarte en el rico silencio de tu Ser y disfrutar de la belleza que ES. Beber de esa fuente desbordante dentro y degustar la verdadera libertad.

You Might Also Like...

2 Comments

  • ALICIA
    11 septiembre, 2015 at 3:39 am

    BUENISIMOS TUS ARTICULOS LORENA, ME SIENTO MUY IDENTIFICADA SOBRE TODO CON LA AUTO -HONESTIDAD, CUANDO HABLAS DE LA SOLEDAD SE DE QUE HABLAS ES LA SOLEDAD QUE LACERA Y TE LLEVA A SENTIRTE UNA NIÑA INDEFENSA,LUEGO ,COMO POR ARTE DE MAGIA,(DESPUES DE HABERTE LLORADO TODO) APARECE UNA FUERZA EXTRAORDINARIA QUE VUELVE A IMPULSARTE HACIA ADELANTE.GRACIAS,SALUDOS CORDIALES

  • Lorena S.
    11 septiembre, 2015 at 11:52 am

    Muchas gracias Alicia. Seguimos, sintiendo y compartiendo.
    Un abrazo cósmico,

    Lorena

Me encantaría saber tu opinión