El espíritu de la naturaleza en tu piel

Muchas de vosotras sabéis que trabajo en un laboratorio como responsable de investigación. Esta es mi cara “A”.

En el laboratorio, entre otras cosas, fabricamos extractos para la industria cosmética. Así que conozco muy bien cómo se fabrican los productos cosméticos y qué y qué no llevan.

También conozco muy bien el cuerpo, y qué le produce la aplicación de químicos sintéticos como siliconas, conservantes, espesantes, ftalatos, péptidos sintéticos, derivados animales, colorantes, texturizantes…..  

Un ejemplo muy visual sería la diferencia entre comer un nutritivo plato de hortalizas, verduras o frutas frescas, o comida basura procesada. Siempre digo lo mismo, el cuerpo habla, tiene su propio lenguaje. Habla con su entorno a través de él, y entiende el lenguaje de la naturaleza.

Cuando aplicamos sobre él cosas naturales, puede leerlas, es un código que asimila, puede integrar además el etérico de esas sustancias, si aun lo conservan, pero cuando le ponemos una silicona o cualquier derivado del petróleo… No entiende nada! Estos productos a la larga producen sensibilizaciones y reacciones en la piel.

En mi afán por que tomemos cada vez más consciencia de nosotras y de nuestros cuerpos y cómo los nutrimos, hoy quería hablaros de la espagiria aplicada a la cosmética. Porque a mi es lo que me funciona. Y todo lo que yo he comprobado que me hace bien, lo recomiendo.

Espagiria es el nombre dado a la producción de medicinas a partir de plantas utilizando procedimientos alquímicos.

Esta palabra se le atribuye a Paracelso (“Spagyria”) y fue usada como sinónimo de “Química”.

Paracelso decía:

«…por eso aprende la Alquimia, que de otro modo es llamada Espagiria, ella enseña a separar lo falso de lo justo».

La Espagiria o Medicina Alquímica es el arte de sanar con una visión completa y espiritual del hombre y del universo. Es una medicina natural que recupera la energía vital por medio de extractos alquímicos de plantas y minerales y por el uso de la teurgia.

Esto ya lo hacíamos en la antigüedad mujeres, sólo tenemos que recordarlo.

Antes de seguir, quiero dejar claro que no os quiero vender un producto, y que la marca de cosmética de la que os voy a hablar ni siquiera sabe que existo. Yo utilizo sus productos desde hace años. Y una de sus cremas es la que utilizo para mi carita, única y exclusivamente. Mi intención es sólo recomendar algo que para mí me parece buenísimo y que creo que se tiene que conocer.

Algunas mujeres a las que se la recomendé y la empezaron a utilizar, se enamoraron desde el primer día que la pusieron en su cuerpo. En concreto, una de ellas, tenía eczema en las manos, y se dió cuenta que de ponerse la crema en la cara, el eczema de las manos se le empezó a curar. Y antes había probado todo tipo de cosas para sanar sus manos. Corticoides incluidos.

Pues esta marca se llama Cosmoética. Que ya con el nombre dice bastante. Crea cosmética a base de plantas, y tiene en cuenta las fases de la Luna en las que se recolectan. No solo eso, sino, la constelación que se encuentra ante ella.

Esto es lo que hace María Thun. Inició una investigación sobre la validez de la teoría de Rudolf Steiner, según la cual la influencia de la luna sobre las plantas y la vida en el planeta era diferente de acuerdo a la constelación planetaria delante de la cual está la luna.

Bueno, de sobra sabemos que es un hecho que la Luna nos afecta. Imaginad si es capaz de regir las mareas, qué fuerza no tendrá sobre nuestros cuerpos. Sobre este tema hablo en esta entrada por si te apetece profundizar un poco.

Se trata de información astronómica, que destaca además de las fases de la luna, el efecto de las constelaciones.

Los productos que María crea contienen la información “viva” de las plantas. Su proceso de producción utiliza técnicas especiales de resonancia de forma, que consigue un campo mórfico que amplía y transmite el efecto benéfico.

Son productos con fuerzas etéricas. Están “vivos”. Contienen códigos que nuestro cuerpo puede leer

Cuando utilizas espagiria los beneficios y el resultado sobre tu cuerpo es asombroso. La piel aprende a recuperarse mejor y aprende también a elegir  mejor. Se establece un diálogo con tu propio cuerpo a través de la propia sensibilidad de tu piel.

Despierta la inteligencia de tu piel

La piel respira y así se reaviva, ayudando a la respiración pulmonar y estableciendo su propia oxigenación. Realiza una función compleja como órgano que separa el mundo interno del externo ya que se encarga además de funciones vitales de intercambio entre ambos. Cualquier producto usado en la piel debe respetar la exquisita inteligencia con la que la piel debe actuar o podrá ocasionar un daño importante a todo el sistema.

El cosmos natural y el cosmos individual de cada persona se encuentran en la piel.

Las sustancias que se aplican sobre la piel deben llevar un mensaje vital y respetuoso por la bondad de los ingredientes y por la intención con la que se preparan, también por la forma de tratar la materia prima.

La crema que yo utilizo está compuesta por 15 extractos de plantas, oro y plata coloidal. Y nada más. Y cuando digo nada más, es real. A mí me parece una receta mágica. Cuando la utilizo me recuerda mis vidas pasadas de Mujer alquimista. Es como si me conectara de nuevo con ello y despierta esa esencia en mí.

En la actualidad hay varios fabricantes de cosmética que utilizan este principo espagírico, investigad un poco si os ha llamado la atención y encontrad el que más resuene con vosotras.

Si queréis profundizar más, aquí os dejo un enlace:

 Feliz fin de semana!

Lorena

You Might Also Like...

No Comments

    Leave a Reply