Decreto de mi esencia

Me tengo y estoy a salvo.
 
No busco salvar a nadie, sólo abrazarme yo misma, una y otra vez, infinitamente.
 
No busco cumplir tus expectativas pues estoy tratando de cumplir las mías, entera y no desde mis heridas; ya no deseo completarme desde el dolor, en otro.
 
Ahora miro hacia adentro y todo lo que he pedido hacia fuera, me lo doy contenta: me amo, me apruebo, me respeto y confío en mi corazón intuitivo, como así también confío en mi mente universal.
 
Porque me he comprometido, pero lo he hecho conmigo; he realizado un pacto único de amor y fidelidad, en donde la ansiedad en su amplio espectro queda fuera.
 
Camino lento y respiro, mirando con nuevos ojos esta nueva forma de relacionarme como mujer conmigo misma, expectante, pero de mis propios avances, como una hembra, como una loba y no permitiendo tampoco que otro tenga la necesidad de completarse en mí, ni saciarse de mí, ni beber de mí, sino tomar suavemente, lo que yo le ofrezca como un dulce néctar de regalo.
 
Sólo si te animas, puedes caminar a mi lado desde un lugar íntegro, sano, sin la expectativa tediosa de que anheles convertirme en lo que tú deseas que yo sea, ni convertirme tampoco en aquella que sanará tus heridas, ni menos en aquella que coronará tu frente de ilusiones.
 
Yo no soy tu sanadora, podría con amor infinito ser tu acompañante en esta travesía.
 
Hoy me tengo completa, no a medias, por lo tanto no quiero tu mitad. Si has de caminar a mi lado, que sea desde ese lugar entero, sagrado, desde un espacio coherente, generoso que aporte y no que quite, que alimente y nutra, no que debilite y enferme; porque yo no estoy enferma, estoy vibrante y llena de luz, estoy consciente de mi fuerza y mi gratitud, por tanto merezco lo que yo misma soy.
 
Hoy estoy completa y me tengo, me acuno y doy a mi divina niña interior todo el arrullo que necesita; soy mi propia Madre y puedo protegerme, cuidarme y tratarme con dulzura y ternura; desde este espacio doy lugar a la Madre que me ha dado el pase a esta vida y le quito de paso, el peso de la exigencia, de la expectativa, de lo que hubiera esperado que ella me diera; desde mi propia maternidad me lo entrego con amor y permito así que ese infinito amor fluya de vuelta en un sagrado circuito a ella, que brillen sus ojos cuando la beso, que brille su alma cuando la honro.
 
Es gracias a ella que estoy aquí, valiente guerrera que me dio el suspiro de vida.
 
Cuando me sano, sano mis relaciones, mis Ancestras, mis padres.
 
Al sanar lo femenino en mí, me sano junto a mi madre; al sanar el masculino en mí, me sano junto a mi padre.
 
Al fin comprendo que cuando dejo de poner la carga en el otro y descanso en mí, re-significo la relación con mi Padre y dejo de poner en él, ese peso en su espalda.
 
Al sanar mi vínculo con la Paternidad, libero a todos los hombres, en los que erróneamente proyecté la relación debilitada que tuve con papá, porque hoy entiendo que estoy completa y no requiero saciar en otros las carencias equívocas.
 
Estoy entera y estoy a Salvo.
 
Esa es la vuelta de la vida y la gran reflexión que hace mi Alma, cuando logro verme, abrazarme y contenerme, entender que mis abuelas viven en mí y que todo el amor que necesito y que tanto tiempo busqué en aprobaciones y en relaciones, ha estado siempre, siempre y SIEMPRE dentro de mí.
 
Oráculo de la Energía Femenina

Soy tú

“Soy tú”. Estas dos palabras son mágicas.

Me las digo cada vez que alguien me recuerda mi dolor. Porque los otros te recuerdan algo que ya está en ti. Ellos son disparadores, como cuando suena la alarma a las 6 de la mañana: MOLESTAN.

Y te diré algo, que no te va a gustar: Cuanto más te moleste alguien, cuanto más te saque de tus casillas, cuanto más te enerve, cuanto más rechazo te produzca, más puede hacer por ti. Es un MAESTRO.

Te lo puedes pintar del color que quieras, pero es así. Evitarlo, enfurruñarte, criticar y juzgar lo único que hace es mantener en tu subconsciente esa parte de ti que el disparador ha venido a recordarte y que tú sigues negando:

Lo que niegas, te somete. Lo que aceptas, te transforma.

Así que te lo voy a traducir:  Eso que estás rechazando del otro, está en ti, eres tú, y estás proyectando, ya sea de forma directa o indirecta.

La proyección psicológica es un mecanismo de defensa mental de tu ego, por el que uno atribuye a otras personas las virtudes y defectos propios.

En mi día a día practico un ejercicio de desidentificación que se utiliza en psicosíntesis. Intento no identificarme con mis personajes, (mis sub-personalidades),  me lo tomo como un juego,  resulta muy divertido observarlo en mí y en la gente que me rodea. Cuanto más zombi están, más divertido es.

Hablan de otros, y no se dan cuenta que hablan de ellos mismos.

Lo que Juan dice de Paco, dice más de Juan, que de Paco.

Cada vez que alguien me molesta (molesta a mi ego),  cada vez que alguien aparece en mi vida para ayudarme a Ver algo que me niego a ver, porque es demasiado doloroso, o porque me he acomodado y prefiero mirar para otro lado. Todas, absolutamente todas las veces que algo me molesta de otra persona, me repito: Soy tú. ¿Qué has venido a decirme? ¿Qué has venido a recordarme? Por ejemplo, que me moleste el egoísmo de una persona en un momento dado, puede recordarme mi propio egoísmo en ocasiones (proyección directa) , o todo lo contrario, que me doy demasiado y que tengo que equilibrarme y no olvidarme de mí (proyección indirecta). SIEMPRE hay un mensaje. Siempre lo hay!.

Todo lo que nos irrita en los demás puede llevarnos a un entendimiento de nosotros mismos.

Para alguien que vive desconectado de su esencia, todo lo que le recuerde una herida propia va a ser motivo de juicio, crítica y separación.

 Sin embargo alguien que vive consciente y despierto, mirará desde su corazón, y en vez de señalar, que es lo fácil,  agradecerá la oportunidad de ver lo que por supervivencia había ocultado: Su sombra.

El verdadero autoconocimiento, el camino del despertar, es darte cuenta y hacerte consciente que aquello que proyectamos en los demás es realmente algo que habla sobre nosotros mismos, aunque nos cueste admitirlo.

Y en la medida en que vayas descubriendo esas partes de ti que rechazaste, y las vayas re-integrando, mejor te vas a sentir contigo, más tolerante, más comprensiva y por extensión, más tolerante y comprensiva con el otro.

Cuando comprendas por qué rechazaste la parte de ti que es dura y dañina y cuyo origen no es otro que tu propio dolor, comprenderás la dureza de los otros, y que sólo están mostrando su dolor, porque no saben decir: Siento tanto dolor dentro de mí!!!, no sé qué hacer con todo esto!!!!!, así que necesitan hacerte daño en un intento de que puedas sentir lo que ellos están sientiendo, y lo VEAS y puedas ayudarle a hacer algo con ello. Es su manera de decir que se mueren por dentro. Que están lidiando una guerra interior y no lo saben.Es solo un ejemplo, pero hay mil.

Estos mecanismos son inconscientes.

Y con esto no estoy diciendo que por hacernos conscientes, tengamos que permitir las proyecciones de los demás sobre nosotros, NO. Ni muchísimo menos. Una vez lo ves, no tienes que permanecer ahí. Ya no es necesario.

Con esto, lo que te quiero transmitir, es que nunca, nunca, se trata de algo personal. Que lo que le pase al otro, tiene su origen en él, y que si aprendes a verlo de una forma consciente, no sólo dejarás de tomarte como algo personal sus comportamientos, sino que tendrás preciosas oportunidades de conocerte mejor, y de llegar al fondo de tí a través de ese espejo que tienes delante. Hay oro ahí. Son regalos.

Dejarás de identificarte con un rol de víctima a la que  los otros le hacen cosas, de perpetradora, haciéndole cosas otros, y te harás responsable de tí misma. CONSCIENTE.

Si no, no hacerte consciente de tu  inconsciente, dirigirá tu vida y tú lo llamarás destino.

Y seguirán apareciendo personas y situaciones para recordarte tus partes suprimidas, lo negado, aquello que tienes que re-integrar, hasta que lo hagas. Si no lo entiendes a la primera, habrá muchas más, no te preocupes.

También habrá personas que una vez tú hayas identificado el juego que representábais, no estarán aún preparadas para ver determinadas cosas y desaparecerán de tu vida, pensando que les hiciste algo terrible. Tú sólo sonaste a las 6 de la mañana.

Soy tú.

Lorena

El espíritu de la naturaleza en tu piel

Muchas de vosotras sabéis que trabajo en un laboratorio como responsable de investigación. Esta es mi cara “A”.

En el laboratorio, entre otras cosas, fabricamos extractos para la industria cosmética. Así que conozco muy bien cómo se fabrican los productos cosméticos y qué y qué no llevan.

También conozco muy bien el cuerpo, y qué le produce la aplicación de químicos sintéticos como siliconas, conservantes, espesantes, ftalatos, péptidos sintéticos, derivados animales, colorantes, texturizantes…..  

Un ejemplo muy visual sería la diferencia entre comer un nutritivo plato de hortalizas, verduras o frutas frescas, o comida basura procesada. Siempre digo lo mismo, el cuerpo habla, tiene su propio lenguaje. Habla con su entorno a través de él, y entiende el lenguaje de la naturaleza.

Cuando aplicamos sobre él cosas naturales, puede leerlas, es un código que asimila, puede integrar además el etérico de esas sustancias, si aun lo conservan, pero cuando le ponemos una silicona o cualquier derivado del petróleo… No entiende nada! Estos productos a la larga producen sensibilizaciones y reacciones en la piel.

En mi afán por que tomemos cada vez más consciencia de nosotras y de nuestros cuerpos y cómo los nutrimos, hoy quería hablaros de la espagiria aplicada a la cosmética. Porque a mi es lo que me funciona. Y todo lo que yo he comprobado que me hace bien, lo recomiendo.

Espagiria es el nombre dado a la producción de medicinas a partir de plantas utilizando procedimientos alquímicos.

Esta palabra se le atribuye a Paracelso (“Spagyria”) y fue usada como sinónimo de “Química”.

Paracelso decía:

«…por eso aprende la Alquimia, que de otro modo es llamada Espagiria, ella enseña a separar lo falso de lo justo».

La Espagiria o Medicina Alquímica es el arte de sanar con una visión completa y espiritual del hombre y del universo. Es una medicina natural que recupera la energía vital por medio de extractos alquímicos de plantas y minerales y por el uso de la teurgia.

Esto ya lo hacíamos en la antigüedad mujeres, sólo tenemos que recordarlo.

Antes de seguir, quiero dejar claro que no os quiero vender un producto, y que la marca de cosmética de la que os voy a hablar ni siquiera sabe que existo. Yo utilizo sus productos desde hace años. Y una de sus cremas es la que utilizo para mi carita, única y exclusivamente. Mi intención es sólo recomendar algo que para mí me parece buenísimo y que creo que se tiene que conocer.

Algunas mujeres a las que se la recomendé y la empezaron a utilizar, se enamoraron desde el primer día que la pusieron en su cuerpo. En concreto, una de ellas, tenía eczema en las manos, y se dió cuenta que de ponerse la crema en la cara, el eczema de las manos se le empezó a curar. Y antes había probado todo tipo de cosas para sanar sus manos. Corticoides incluidos.

Pues esta marca se llama Cosmoética. Que ya con el nombre dice bastante. Crea cosmética a base de plantas, y tiene en cuenta las fases de la Luna en las que se recolectan. No solo eso, sino, la constelación que se encuentra ante ella.

Esto es lo que hace María Thun. Inició una investigación sobre la validez de la teoría de Rudolf Steiner, según la cual la influencia de la luna sobre las plantas y la vida en el planeta era diferente de acuerdo a la constelación planetaria delante de la cual está la luna.

Bueno, de sobra sabemos que es un hecho que la Luna nos afecta. Imaginad si es capaz de regir las mareas, qué fuerza no tendrá sobre nuestros cuerpos. Sobre este tema hablo en esta entrada por si te apetece profundizar un poco.

Se trata de información astronómica, que destaca además de las fases de la luna, el efecto de las constelaciones.

Los productos que María crea contienen la información “viva” de las plantas. Su proceso de producción utiliza técnicas especiales de resonancia de forma, que consigue un campo mórfico que amplía y transmite el efecto benéfico.

Son productos con fuerzas etéricas. Están “vivos”. Contienen códigos que nuestro cuerpo puede leer

Cuando utilizas espagiria los beneficios y el resultado sobre tu cuerpo es asombroso. La piel aprende a recuperarse mejor y aprende también a elegir  mejor. Se establece un diálogo con tu propio cuerpo a través de la propia sensibilidad de tu piel.

Despierta la inteligencia de tu piel

La piel respira y así se reaviva, ayudando a la respiración pulmonar y estableciendo su propia oxigenación. Realiza una función compleja como órgano que separa el mundo interno del externo ya que se encarga además de funciones vitales de intercambio entre ambos. Cualquier producto usado en la piel debe respetar la exquisita inteligencia con la que la piel debe actuar o podrá ocasionar un daño importante a todo el sistema.

El cosmos natural y el cosmos individual de cada persona se encuentran en la piel.

Las sustancias que se aplican sobre la piel deben llevar un mensaje vital y respetuoso por la bondad de los ingredientes y por la intención con la que se preparan, también por la forma de tratar la materia prima.

La crema que yo utilizo está compuesta por 15 extractos de plantas, oro y plata coloidal. Y nada más. Y cuando digo nada más, es real. A mí me parece una receta mágica. Cuando la utilizo me recuerda mis vidas pasadas de Mujer alquimista. Es como si me conectara de nuevo con ello y despierta esa esencia en mí.

En la actualidad hay varios fabricantes de cosmética que utilizan este principo espagírico, investigad un poco si os ha llamado la atención y encontrad el que más resuene con vosotras.

Si queréis profundizar más, aquí os dejo un enlace:

 Feliz fin de semana!

Lorena

Ritual de Luna nueva en Virgo: Sacerdotisas creando intención

Mañana miércoles tendremos Luna Nueva en Virgo. Con la Luna Nueva, plantamos una semilla para alinearnos con la dirección de nuestro crecimiento.

Virgo, arquetípicamente representa a la Virgen, es la sacerdotisa de la rueda zodiacal.

En este momento hay un estelium en Virgo: Más de tres planetas se encuentran en este signo, el Sol, la Luna, Mercurio, Venus y Marte. Ni más ni menos. Intensificando la energía de la sacerdotisa en nosotras.

Esta Luna Nueva tiene su énfasis en la sanación de cualquier división mente / cuerpo.

Venus en Virgo, que es un signo de Tierra, nos invita a encontrarnos con nuestro cuerpo y sanar nuestra mente (Virgo está regida por mercurio, el Dios Hermes, que representa la mente).

Nos recuerda que  nuestros cuerpos son nuestros Templos, y que honremos este lugar, reconectemos con él y le agradezcamos que nos esté permitiendo esta experiencia física, siendo nuestro vehículo en este plano.

Cada una de nosotras tiene la capacidad de sanar. A nosotras y a otros, pero hemos olvidado esta capacidad y sabiduría innata de nuestra propia alma. Todas somos mujeres medicina, sólo tenemos que volver a recordarlo.

Venus con esta Luna nos invita a disfrutar de cualquier atención extra que le demos a nuestro cuerpo, es una energía de pureza. Así que vamos a hacerlo. Vamos a sembrar nuestras intenciones para esta Luna que da comienzo a un nuevo ciclo, y vamos a tributar a nuestro cuerpo.

Los rituales mueven energía. Condensan nuestros propósitos. Los rituales en los que conectamos con nuestra energía femenina son muy poderosos, porque la energía femenina es manifestadora y creadora.

Si te apetece y lo sientes, te invito a que hagas este ritual conmigo.

Vamos a necesitar:

-Una vela blanca

-Aceite de coco, almendras o cualquier aceite natural que tengas en casa.

-Agua de rosas:

El agua de rosas activa nuestra energía femenina. Nos conecta con nuestra intuición. Las rosas tienen propiedades esotéricas conocidas desde la antigüedad. En el antiguo Egipto los sacerdotes y sacerdotisas utilizaban su aceite para la curación, en el Templo de Hathor, en Dendera, donde se enseñaba en la Escuela de Misterios. Las Rosas están asociadas con el arquetipo de la Madre, y la Energía Femenina Divina. Es calmante y nutridora. Aporta suavidad y es muy refrescante. Proporciona equilibrio y armonía. Trabaja sobre los cuerpos sutiles, estimula y activa nuestro centro sexual, y es afrodisíaca.

A mí me encanta. Me rocío con ella por las noches, antes de dormir, y siento cómo mis cuerpos sutiles pssssssssssss…… se rinden!.

 El agua de rosas no es cara. Puedes conseguirla en cualquier herbolario. Te recomiendo que compres un agua de rosas sin colorantes ni químicos artificiales añadidos. Para ello, lo normal es que esté envasada en un frasco de cristal topacio o azul, que ayudará a su conservación sin todos esos potingues.  Cuando usamos sobre el cuerpo elementos que no reconoce, no puede leerlos. Es un lenguaje que no entiende.

Una vez tengamos nuestras cositas, vamos a empezar.

Te recomiendo que lo hagas por la tarde-noche, cuando ya hayas terminado de hacer tooooooodo lo que hayas tenido que hacer ese día, para ponerle el broche final. No tan tarde como para estar cansada y deseando ir a dormir.

RITUAL

1) Prepárate una ducha calentita, (o un baño es ideal, si lo prefieres).

Tu ritual empieza en ese momento, en el momento en el que abres el grifo. A partir de ese momento, toda tu atención estará en ti. Contigo. Siente tu cuerpo.

¿Estás cansada?, ¿Hay tensión?, ¿Puedes reconocer alguna emoción?, ¿Tranquilidad?, ¿enfado?…observa. Sin entrar en ello.

Date tu ducha y disfrútala. Dúchate. Con esto quiero decir, que mientras te estés duchando, te duches. Sí. Que estés presente, sintiendo la temperatura del agua….las sensaciones sobre tu piel y tu cuerpo, el aroma del jabón que estés utilizando, el sonido del agua…Disfrútalo!. Intenta mantener tu mente en ese momento. Tu mente y tu cuerpo.

2) Cuando termines, sécate como si tu cuerpo fuera lo más delicado que hayas tocado nunca.

Mímate. Acaríciate. No te pases la toalla por encima como si fuera un trapo y estuvieras limpiando el polvo. Sécate con suavidad y delicadeza. Como una madre secaría a su bebé.

3) Coge el aceite que hayas elegido.

A mí me encanta el aceite de coco. Porque es muy nutritivo y su aroma es delicioso.

Ponte el aceite en el cuerpo, sintiendo cada movimiento del masaje. Acaricia tu piel, como te gustaría que te acariciaran. Sin juicio. No pienses, solo siente. Vuelve al cuerpo cada vez que tu mente se vaya por ahí con sus rollos.

Extiende bien por toooodo el cuerpo el aceite. Puedes hacer espirales en tu vientre. Esto estimulará tus cuerpos sutiles, que es lo que queremos. Cuando termines, rocíate todo el cuerpo con el agua de rosas. Como si fuera una bruma suave. Siente el aroma de esa lluvia. Siente las sensaciones sobre tu cuerpo. Siente el frescor y el bienestar.

Ponte ropa cálida y cómoda, lo más natural posible. El tejido de algodón es perfecto. Los tejidos sintéticos no dejan que los cuerpos sutiles se expandan igual ni permiten que la energía circule tan libremente. Es como si hicieran “corto”. ¿No habéis notado esos chispazos que nos dan muchas veces cuando llevamos ropa sintética?.

4) Nos vamos a tu rincón

Busca ese rinconcito de tu casa que utilizas para estar contigo tranquila. Si no lo tienes, es el momento perfecto para buscarlo. Encontrar tu lugar de paz. Será Tu Altar. Tu Templo.

Enciende tu vela. Puedes tenerla delante de ti (vas a estar sentada), o donde quieras ponerla. Siempre con cuidado.

Siéntate. Puedes apoyarte en la pared si te es más cómodo.

Cierra los ojos. Siente conscientemente tu conexión con la Tierra debajo de ti. Estás sostenida. Ella siempre está ahí.

Lleva tu conciencia al centro de tu corazón y haz 3 respiraciones largas, lentas y profundas. Profundas es hasta el vientre, expandiendo tu tórax, tus costillas, elevando tus hombros. Llenándote de oxígeno entera.

Siente cómo  la energía de tu corazón se expande a través de tu cuerpo, y luego viaja hacia abajo a través de tus piernas, conectándose profundamente con el mismo centro de la Tierra. Puedes visualizarlo o imaginarlo. Es igual cómo lo hagas, igual de poderoso y efectivo.

Luego siente cómo la energía fluye de vuelta a ti desde el mismo centro de la Tierra, como si fueran raíces que suben por tus pies y tus piernas, hasta tu vientre y por todo tu Ser.

Siente cómo esta  Energía Sanadora de la Tierra se mueve a través de todo tu cuerpo.

5) Ahora establece tus intenciones.

¿Cómo quieres sentirte en este ciclo Lunar que va a comenzar?

¿Qué quieres manifestar?

¿Qué quieres atraer a tu Vida?

Visualizate en esa línea de Tiempo. Feliz, abundante, conectada con tu propósito de vida. Rodeada de personas que te nutren y apoyan tu camino. Dando y recibiendo Amor. Sosteniendo conexiones profundas. Alineada con tu Verdad.

Permítete estar ahí unos minutos, experimentando todas las sensaciones.

Cuando sientas que has terminado, da las gracias. Tómate un tiempo para sentir esa gratitud dentro de tí.

Ahora, tráete de vuelta con unas respiraciones largas, lentas, y profundas y percibe la sensación de paz interior.
Si en cualquier momento te distraes,  recuerda esta conexión que tienes con la Tierra. En cualquier momento que te sientas fuera de tu centro, conéctate con ella.

Y ahora….¡Estás lista para irte a la camita y dormir como la Diosa que eres!.

Puedes, antes de esto, volver a rociarte con tu agua de rosas mágica, y dormir mecida en ese aroma tan maravilloso.

Y si te apetece compartir conmigo tus sensaciones y experiencias, me encantaría!

Os deseo una feliz Luna Nueva, sacerdotisas ❤

Lorena

El proceso de sanación es en espiral

¿Imaginas a un árbol sujetándose las hojas porque llega el Otoño y no las quiere perder?

​ ¿O quejándose porque se le caen?​
 
No. El árbol está rendido a sus ciclos. A los ciclos de la Naturaleza. Confía en ella. Sabe que pronto tendrá otras hojas, nuevas y fuertes.
 
¿Te imaginas ​a ​la ​T​ierra triste porque llueve? No. Agradece el agua que germinará las semillas, y luego el calor que las hará crecer.

 ¿Entonces, por qué nos resistimos a nuestros ciclos?​ ¿A nuestros procesos?​ ¿Por qué nos resistimos a sentirnos mal cuando nos sentimos mal?.

Porque pensamos que estamos separados de todo lo demás. Que no pertenecemos al Todo, a este sistema increiblemente bien organizado.
 
 “Sentir​s​e mal” tiene algo que decirte. “Sentir​s​e mal” te lleva hacia dentro, a observar eso que te está haciendo sentir mal, a escucharlo, a integrarlo. Tiene un aprendizaje, es un regalo.
 
Cuando estamos bien queremos seguir así para siempre. Como el árbol que no quiere perder sus hojas. Y Cuando estamos mal queremos estar bien.
 
Pero nunca estamos AQUÍ, en este momento, ahora, con todo lo que sea que estás sintiendo, con todo lo que sea que te está pasando. Con el regalo. Con lo que tu cuerpo te está diciendo.​ Y nos perdemos toda la información que está ahí disponible, toda la integración que se quiere producir.​
 
​Cuando estás en ese sagrado lugar de sentirlo todo, el aprendizaje sucede y la Alquimia se produce.
 
Lleva tiempo integrar nuestro dolor, transmutarlo. Pero si no lo permitimos, nos resistimos. Nos aferramos a “otra cosa”, y no a lo que está sucediendo en este momento.​Sería como querer seguir vistiendo como en invierno en verano. Puedes! Pero te vas a cocer.

Imagen: Nico Hoppe

Pero aún sigo con esto??? Aún no he sanado esto otro?? Otra vez se me repite esto??, estas preguntas representan la mayor incomprensión de cómo funciona el viaje de sanación.

​ Y esas preguntas provienen de la propia herida.
Es un mito que sanar equivale a deshacerse del dolor y de las emociones desagradables que nos produce.

Esto no es “comida rápida”. Esto es un ​valiente ​compromiso a largo, muy largo plazo. Es un compromiso de por vida.

A eso vinimos. Es como si te hubieras matriculado en una carrera universitaria, y en los primeros exámenes, te pusieras a despotricar porque no quieres hacerlos. Estás ahí para eso!!!​, es TU carrera universitaria, aquí, en este plano. Nadie más la va a sacar por tí. Nadie más puede cursar TUS estudios.

Este proceso se realiza con el tiempo, paso a paso, con ternura, suavidad y compasión.

imagen: Anna Mcnaught

Toma años de trabajo interno  sanar las heridas entre generaciones. Pero es fascinante poder hacerlo, y muchas veces no somos conscientes y perdemos la perspectiva.

El anhelo de alivio del dolor es natural. Es humano. Pero si queremos madurar verdaderamente como especie y sanar de verdad, debemos cambiar nuestro enfoque de buscar alivio “fuera” o lejos de  sentir nuestras heridas y en cambio buscar alivio “a través” de nuestra transformación, a través de ellas.

No crecemos y evolucionamos a través de odiar nuestras heridas o juzgar nuestro dolor y  nuestras emociones. Crecemos a través de abrazarlas, nuestra ira, nuestra rabia, nuestro desprecio, tristeza, lo que quiera que sea! y dándonos cuenta que ninguna emoción dolorosa puede hacernos daño. Que la visión profunda sólo es posible desapegándonos del concepto “ya estar bien” y rendirse al proceso.

Este cambio de mentalidad respecto a tu propio viaje de sanación es muy poderoso y determinante para realmente cosechar los dones de una vida vivida conscientemente.

La tendencia a juzgarnos por nuestras emociones está profundamente arraigada en la cultura y en nuestras familias. Podemos sentirnos como un bicho raro, como si hubiera algo que está “mal” en nosotros.

Pero la verdad es que a menudo las personas que buscan la sanación y el crecimiento son las más saludables dentro de un sistema familiar disfuncional. Y no es sólo honrable, es venerable.

Toma tiempo que nuestros sistemas nerviosos se regeneren de patrones de hiper-vigilancia y para que nuestros cerebros se reseteen de traumas vividos.

Empie​za ​a ver la herida como un portal​ hacia tu poder.

Cuando juzgamos nuestro dolor o malestar como un fracaso personal, inconscientemente volvemos a herir a nuestro niño interior:
 
“¿Cuándo vas a estar  bien??? Esto está tomando demasiado tiempo! ¿Date prisa! ¡¡Ponte bien! !...no, no va así la cosa.

 La total sanación es ficción, igual que la perfección no existe. El viaje interior es infinito, porque estamos en permanente evolución. Siempre vamos hacia un nuevo nivel.

Y si bien este viaje es un desafío, muchas veces desbordante y solitario, es un privilegio ser lo suficientemente consciente para hacerlo.

Muchos de nuestros antepasados ​​rechazaron su dolor. Pero ahora, tenemos la conciencia y la responsabilidad de sanar el nuestro.

Viaja con todo tu corazón a la sagrada espiral de tu viaje interior. Entrégate completamente y confía en el proceso! A medida que lo hagas, y con cada vuelta en la espiral, serás transformada y recompensada de una manera que ninguna cosa terrenal podría acercarse.

Valor y coraje! ❤

Lorena Cuendias

Septiembre, soltar, dejar ir y conectar con nuestra niña interior

El simbolismo del mes de Septiembre se centra en re-enfocar nuestras energías. En el hemisferio norte, señala el comienzo del otoño.

El equinoccio es un ciclo estacional  natural cuyas energías se pueden sintonizar.

Podemos conectar las transiciones de la Naturaleza con nuestras propias transiciones de vida, estando así más en sintonía con el Universo, porque formamos parte de todo esto, no estamos aisladas, aunque sí muy desconectadas. Es un buen momento para proponernos re-conectar con nosotras.

En Otoño nos empezamos a preparar para el largo período de oscuridad que trae el invierno, cuando las noches se hacen más largas que los días.

Es un período simbólico dentro de nuestro viaje interior.

Es un tiempo de reflexión interior y preparación (antes de que lleguen los meses más fríos). Se trata de un tiempo para el trabajo interior, de ir adentro y hacer un inventario de nuestras vidas. 

Y si aprovechamos para “dejar ir”, como hacen los árboles con sus hojas ya caducas y prepararnos para lo nuevo?

Septiembre es un mes maravilloso para replantearse cosas.

En cada momento podemos elegir, desde nuestro amor propio, dejar de lado cualquier cosa que no nos esté sirviendo. Que no nos esté ayudando en nuestra evolución. Soltar.Incluso si es sólo por unos momentos.

Soltar el miedo, la resistencia, la duda, el juicio, la ira, la distorsión.

El pasado, las estrategias agotadas y viejas. Las versiones obsoletas de nosotras mismas.

Podemos dejar de lado los patrones arcaicos de pensamiento que siguen definiendo quienes  creíamos que éramos. Dejamos ir. Nos re-actualizamos y avanzamos.

El sentido de quienes somos está determinado en cada momento por lo que quiera con lo que nos identifiquemos, pero tenemos la voluntad de elegir quién y quién ya no queremos Ser.

Podemos optar por llevarnos a nuevas versiones de nosotras mismas, nuevas versiones de la realidad y nuevas versiones de las personas que nos rodean.

Podemos dejarnos ir  por el impulso que nos guía hacia nuevos conocimientos y comportamientos.

Hacia una manera más holística de Ser. En el fondo, es dejarnos ir hacia lo nuevo, lo desconocido, pero adivina….. hay una personita dentro de tí aterrada ante esto.

A veces los cambios nos aterran, y podemos llegar a sabotearnos, porque nos sacan de nuestra zona de seguridad, porque ante oportunidades que nos da la vida, sentimos que no somos lo suficientemente buenas, o capaces, o que no merecemos brillar.

La razón de esto es porque aunque somos adultos ahora y tenemos herramientas, recursos y entendimiento intelectual, nuestra niña interior es una energía viva dentro de nosotras, permanece congelada o atascada (hasta cierto punto) en los patrones viejos, anticuados, los miedos y las creencias de nuestra infancia.Porque no tuvo lo que necesitó, y siente tanto miedo e inseguridad, que no va a permitirte que des un paso más allá de lo que ella siente como “seguro” a no ser que tú misma le des esa seguridad que no tuvo.

Estos temores usualmente operan fuera de nuestra conciencia cotidiana de adultos, son inconscientes. Muchas veces nos sorprendemos a nosotras diciéndonos: Pero otra vez esto?? Esta situación? Este comportamiento?? 

Muchas de vosotras sabéis que considero el trabajo con la niña interior como el más profundo y transformador que podemos hacer, por los cambios tan rápidos de integración que produce.

Cuando entramos en contacto con esta parte de nosotras y nos comprometemos a cultivar una relación de amor con nuestra niña interior, un nuevo mundo de posibilidades comienza a abrirse en nuestras vidas.

Esa niña tiene la llave. Es el puente hacia la vida de nuestros sueños. No estoy exagerando. No importa cuántos cursos, libros, modalidades o técnicas espirituales aprendáis. Todo eso no va a hacer que desaparezca el dolor inconsciente y no resuelto de nuestra infancia.

Ese nuevo contenido inspirador tendrá efectos limitados hasta que este núcleo de trabajo interno sea abordado. Y no se trata sólo de la niña interior. Aún más importante, es CÓMO nosotras amamos a esta niña dentro de nosotras.

Para mí, porque así ha sido en mi propio proceso, la herramienta más poderosa de trabajo personal se centra en aprender a darse de manera eficaz y auténtica el amor, el cuidado y la comprensión que no tuvimos en momentos clave de nuestro desarrollo.

Y esto se puede aprender y practicar. Tiene que practicarse consistentemente para cambiar tu vida en el nivel más profundo.

No es una solución rápida. Pero es el trabajo interior más profundo y de calidad. Crea cambios duraderos y significativos. Y vale la pena el tiempo que toma sanar nuestras heridas e incorporar todo nuestro potencial en esta vida.

Cuanto más segura dentro de nosotras se sienta nuestra niña interior,  más se libera nuestro poder y potencial.

Muchas de vosotras me habéis preguntado cómo se establece un diálogo con nuestra niña interior, cómo podemos empezar a conectar con ella y sanar.

Así que no se me ocurría mejor momento que este nuevo ciclo que abre Septiembre, para con esta entrada, dejaros una poderosa meditación que he creado para conectar con nuestra niña interior.

Tanto si ya estás familiarizada con este trabajo, como si es nuevo para ti, te va a permitir conectar y profundizar a un nivel muy profundo. 

Para hacerla, te invito a que busques un poco de tiempo para tí. Busca un lugar en el que te sientas cómoda, y no vayan a molestarte por un ratito.

Después de la meditación, te sugiero que anotes en tu diario, todas tus percepciones, sentimientos y sensaciones vividas durante la experiencia, porque puede darte claves muy poderosas…. y luego, haz algo que te nutra, como dar un paseo, tomar un baño, cocinarte algo rico o pasar un tiempo en la naturaleza. Esto te ayudará a integrar los cambios que surgen durante la meditación.

Puedes descargar esta meditación pinchando en el enlace que te dejo abajo, y hacerla tan a menudo como lo sientas, obteniendo nuevos cambios y revelaciones cada vez.

Considera este mi regalo a la mujer poderosa que ya eres y a la extraordinaria e insustituible niña dentro de ti, que tiene la llave de tu destino superior.

Que la conexión entre vosotras florezca y abra todas las nuevas posibilidades en tu vida!

Y si lo sientes, por favor, cuéntame cómo fue la meditación o envíame cualquier cuestión que te surja (abajo tienes el enlace de contacto)

Con todo mi cariño <3

Lorena Cuendias

Mujer Alquimia

Enlace de descarga pinchando AQUÍ

Y el día se tornará noche: Eclipse del Corazón del León

“Y el día se tornará noche: Eclipse del Corazón del León” ✴✴

Este va a ser uno de los eclipses más significativos del siglo. En los 28º52´ grados matemáticos de Leo, la Luna se pondrá por delante del Sol, el cielo se oscurecerá y el día se convertirá en noche…

En España el eclipse comenzará alrededor de las 20:45 y alcanzará su punto de mayor oscuridad a las 21:00.

Lo que sucede en el cielo nos afecta, física y energéticamente. De la misma manera que la Luna afecta los ciclos de las mareas, los ciclos de la Naturaleza, nuestros ciclos femeninos en un infinito cíclico. Las mujeres podemos sentirla mover las aguas de nuestros cuerpos, así también registramos el resto de movimientos celestes, aunque no seamos conscientes de ello.

Los eclipses son como “reinicios cósmicos”, reseteos kármicos.

Suceden cuando el Sol o la Luna 🌕 hacen conjunción con alguno de los nodos lunares: El Nodo Norte lunar apunta hacia el futuro (la dirección hacia la que tu Alma te dirige en un intento por sintonizarte con tu camino de Vida) y el Nodo Sur hacia el pasado (Karma). Así el pasado y el futuro se ajustan permanentemente en este baile cósmico de energía, no importa qué pasos hayas venido transitando (Nodo Sur) tu Alma tiene planes para ti con los que no cuentas: Llevarte hacia la mejor versión de ti mism@, alinearte con lo que has venido a hacer a este plano físico, con tus cualidades, dones y capacidades para servir a un mayor bien, algo superior (Nodo Norte).

Te voy a poner un ejemplo: Imagina que vienes con una maleta, llena de pinceles y pinturas de colores, un caballete y lienzos en blanco. Eres pura creatividad y arte, pero toda tu vida te la has pasado intentando dar patadas a un balón, porque querías ser futbolista, y has encontrado resistencia tras resistencia, probablemente te hayas sentido agotado de intentarlo una y otra vez….y era que no, y caes y caes, y de pronto descubres este regalo, ves tu maleta, la abres, tomas un pincel y no sabes de dónde, sale un precioso paisaje y ya no puedes parar de pintar, y te sientes expandido, y tu Alma ríe, y todo fluye, porque todo te acompaña.

Esta metáfora la podemos llevar cada uno a su vida. Puede que muchos de vosotros aún no hayan descubierto su maleta, y no sepan qué juguetes traen, pero lo sabrán 😏

Este eclipse sucede casi en trígono a Urano (el planeta de las sorpresas) y en conjunción a Marte (acción). Urano te mostrará el camino y Marte te empujará hacia él: El guerrero durmiente despertará de su letargo.

Deja que la intuición te guíe. Urano trae sorpresas, GRANDES SORPRESAS. Seguramente no tendrán que ver con nada que estés imaginando, será algo totalmente distinto que ni esperas.

En estos instantes de oscuridad tienes una gran oportunidad de ponerte en contacto con tu sombra, es un momento en el que emerge para ser reconocida, traída a la Luz de la conciencia, dándonos la oportunidad de dejar atrás patrones, miedo y programas.

Seguro que llevas días muy muy movido, emociones y situaciones en tu vida te están haciendo conectar con patrones y miedos repetitivos. Reacciones que se repiten, pero tienes una oportunidad grandiosa de verlos y hacer algo con ellos.

El eclipse representa el final de un ciclo y el comienzo de otro nuevo. Una conjunción Sol-Luna es un aspecto fuerte, todas las posibilidades están sobre la mesa, pero como siempre digo: la astrología es energía en potencia, energía disponible, tú decides si la tomas o no, si la aprovechas o no. Lo que decidas, se concretará/trabajará/integrará/manifestará en un periodo de 6 meses, que se sucederán desde este eclipse hasta el próximo eclipse Lunar de Enero de 2018, y se extenderá a los próximos 2 años…… Ouh yeah!!!!!!

🌟Régulus

Este eclipse de Luna Nueva cae muy cerca de Régulus, la estrella fija más brillante de la constelación de Leo: Eclipse del corazón del León.

Si vemos esto en términos de arquetipos, digamos que tocara el corazón del León. Esta activación traerá fuerza, confianza, poder, influencia. Régulus es valentía, independencia, coraje, pero también es violencia y militancia…. Por esto un eclipse en Régulus y con tanta influencia de Urano (sorpresas), puede traer revueltas y revolución política y social.

Están pasando cosas, lamentablemente muy terribles, que todos estamos viviendo y sintiendo, pero como todo en este plano dual, tiene su potente energía opuesta, siempre buscando el equilibrio, y esta energía también nos trae nuevos retos, nuevos caminos y emprendimientos.

Un fuerte deseo de crear, brillar, ser visto y exitoso, no desde la ambición, sino desde la humildad de tu propia esencia, darte, salir ahí fuera, mostrarte al mundo, gritar: EH!!!!!!!!!!!! He descubierto esto tan maravilloso que hay en mí y quiero compartirlo!!!!!! Y ayudar en el camino de otros!! Servir!

Patrones terminan. Hábitos suplantados por nuevos hábitos más en sintonía con quien eres ahora y lo que te gusta de verdad.

Esta mayor fuerza y mayor curiosidad te ayudará a moverte hacia delante, y salir de tu zona de confort, encontrándote con nuevos lugares, espacios y personas que te enriquecerán y ayudarán con tu nuevo proyecto de vida, con el camino que estás emprendiendo, ya sea un nuevo negocio, una nueva forma de relacionarte con la Vida, el mundo, las relaciones, contigo mismo etc….

Esta Luna Nueva emerge como la reina que toma su trono en el Corazón del Amor del León, y que levanta el velo vertiendo su energía femenina. Como una sirena que encarna en forma humana. Comienza también así un nuevo camino para lo Divino femenino.

¿Podeís sentirlo??????

Atentos a las sensaciones en el cuerpo, abrid los ojos y estaros muy despiertos! Ojos físicos y sentidos psíquicos. No os lo perdáis porque está siendo BRUTAL la energía que se está moviendo. Podemos sentir cada célula de nuestro cuerpo vibrar…

∞ ¿Qué podemos hacer durante el eclipse, horas previas, días posteriores? ∞

Sintoniza contigo, observa qué sensaciones o emociones se despiertan, dónde en tu cuero las sientes, respíralas, estate con ellas completa e incondicionalmente.

Intenta no perder tu atención enfrascándote en cosas que te desconecten de las sensaciones de tu cuerpo (viendo tele, o distrayéndote con lo que sea que lo suelas hacer)

Empápate de todo esto, recoge en tu “vasija” toda la energía disponible que puedas, nútrete.

Bebe mucha agua, intenta comer sano (vegetales, frutas…) para que tu cuerpo pueda utilizar su energía en la integración de los procesos que se están sucediendo en vez de en digerir y metabolizar alimentos y procesos pesados.

Introspección: Si estás “para fuera” no te vas a enterar de nada. No puedes escuchar tu voz interior si estás expuesto a todo tipo de estímulos.

Descansa.

Escúchate.

Escúchate.

Escúchate.

∞ ¿Qué nos trae el eclipse? ∞

Cambios y sorpresas

Temas (situaciones/conflictos…) que empezaron con el eclipse parcial de Luna del 7 de Agosto se completan. Llegan a su fin.

Cambios hacia una mayor confianza, independencia, brillo personal, éxito, sintonía con tu misión de Alma.

Nuevas personas, lugares, espacios aparecen ante ti para ayudarte a ponerte en la dirección de este nuevo camino que se abre ante ti

Comienzos

Finales: Largas relaciones terminan o al menos terminan una dinámica en la que se habían establecido

Os deseo discernimiento para Ver por encima de los velos de Maia, coraje para seguir vuestro camino, valentía para romper con las cadenas que os atan y Amor para abrazaros en todo este proceso y daros la fuerza que necesitéis para hacerlo.

Que así sea!

Lorena Cuendias
Mujer Alquimia

Tu cuerpo, tu templo

Me alucina el grado de incoherencia en el que vivimos. Nos pasan diariamente por la cara imágenes de violencia en todos sus grados y está bien!, estamos programados para verlo y no pasa nada! Incluso hemos llegado a anestesiarnos al respecto, pero vemos imágenes de un cuerpo desnudo y saltan todos los programas y virus que tenemos instalados: Está gorda, está flaca, le cuelga esto, no tiene aquello…..

Las personas se sienten incómodas con la desnudez.

¿Desde cuándo la desnudez es algo perverso? ¿Algo impactante?

Conectamos desnudez con sexualidad, y muy pocas personas están cómodas con su sexualidad. Hay demasiadas heridas, pero todos nacemos desnudos.

Mira a los niños. Aman estar desnudos. Se sienten cómodos viviendo en sus cuerpos, aman acariciar, y abrir sus cuerpos al sol, al viento al mar. No están manchados con todos los buenos-y-malos- con los que nos terminan rebozando. Recuerdo llegar a la playa de pequeñita y querer sacarme el bañador lo primero.

La desnudez es nuestro estado natural. Hasta que nos dicen que hay algo “malo” con nuestro cuerpo, y que tiene que esconderse.

Pero nuestros cuerpos quieren respirar, se asfixian bajo capas de materiales hechos de poliéster. Nuestro cuerpo es una expresión de la naturaleza y la naturaleza no usa telas sintéticas para cubrirse.

Cómo nos percibimos, nuestra “imagen corporal” es uno de los mayores problemas que la gente tiene. Dicen las estadísticas que más del 90% de las personas tiene una percepción negativa de su cuerpo. ¡Más del 90% de la población del mundo!! ¿Pero sois conscientes de esto?

Sus cuerpos no encajan con los conceptos que sus mentes tienen sobre ellos. Así que lo intentan a veces a costa del propio cuerpo: Cirugías, bótox, liftings, entrenamientos agotadores que te dejan extenuado y agotado. Otros se rinden y se acaban comiendo hasta su propia vergüenza para llenar el vacío de la desconexión consigo mismo.

La mayoría de la gente trata a su cuerpo como un objeto, algo que tiene que actuar según lo que la mente le está diciendo. Llevarse al límite cuando la mente se lo diga. Tener relaciones sexuales cuando la mente quiere. Comer alimentos que son atractivos para la mente.

No tiene por qué ser así. El cuerpo es mucho más inteligente que la mente. El cuerpo nunca miente, siempre está en el presente. La mente vaga de acá para allá, fluctuando como una veleta. Hoy “necesita” una cosa, dentro de 5 minutos otra.

Nuestro cuerpo nos da señales muy claras de lo que es bueno o malo para él, y cuándo. Pero antes tenemos que des-anestesiarnos. Aprender a escucharlo. Aprender a escucharNOS. Dejar ir la vergüenza que arrastramos sobre nuestro cuerpo, y sobre el sexo.

La vergüenza que nos separa, que no nos permite conectarnos, tocarnos, sentirnos. La vergüenza por ser demasiado erótico, demasiado sexual, demasiado abierto. Una vergüenza que alguna vez nos hicieron sentir y que, escúchame, ES MENTIRA.

Si nos hicieron creer alguna vez que hay algo mal en nuestro cuerpo, con nuestra sexualidad… entonces hay Resultado de imagenalgo mal con el hecho de ser humano y si sentimos que hay algo mal con el hecho de ser humano, entonces algo está mal con el mismo hecho de EXISTIR.

Es lo que se reprime, lo desconocido y lo oculto lo que provoca nuestra imaginación y nuestra psique y lo que nos lleva a la distorsión, pero si nos permitiéramos esta desnudez, generaríamos menos violencia.

La desnudez nos sana. Nos recuerda que somos humanos, vulnerables y reales.

No necesitamos escondernos bajo capas de maquillaje, ropa de moda o creencias. Cada uno de nosotros es diferente y precioso en su individualidad. No todos fuimos hechos para tener vientres planos, culos respingones o pechos grandes.

Si quieres hacer la paz con tu imagen corporal, ve a lugares donde se acepte la desnudez. Desnúdate en la naturaleza, nada desnudo. Y siente tu cuerpo, quédate presente en él, y te garantizo que te va a encantar.

Y se de lo que hablo, porque yo también estuve ahí. Desconectada. Anestesiada. Presa del programa. Esclavizada.
Me ha llevado mucho trabajo de des-condicionamiento.

Comprender que toda la mierda que he ido recogiendo de los medios de comunicación, del entorno y de la sociedad, no era mía. Saber qué en realidad era y quería YO. Sanarme, sanar mi sexualidad, permitirme sentir vulnerable, SENTIR y dejar de esconderme detrás de máscaras y proyecciones.

Mujer Alquimia tu cuerpo tu temploY a medida que lo fui haciendo, iba sucediendo algo mágico: Cuanto más aceptaba y amaba mi cuerpo, cuanto más me reconciliaba con él, más regalos él me hacía, más me conectaba con TODO, más Veía, más percibía y más brillaba, y la gente más lo notaba y más me lo hacía saber. Me sentía bien en mí….ohhhhhh, no os podéis imaginar lo que es esto.

¿Os imagináis si un día amamos tanto nuestro cuerpo cuántos negocios se van a ir a la mierda? Y no quiero satanizarlo todo, no nos vayamos al extremo, no estoy en contra de todo, de lo que sí estoy en contra es del sufrimiento humano.

Si yo llegué aquí, significa que tú también puedes. Por supuesto.

Hónrate. Tu cuerpo es tu Templo

Lorena Cuendias

La importancia de la “Madre Interior”

   Si pensamos en nuestro desarrollo personal, la relación con nuestra madre sirve como patrón para la relación con nosotras mismas.

Como hijas, absorbimos de nuestra madre información sobre lo que sentía hacia ella misma, lo que sentía hacia nosotras, y lo que sentía hacia el mundo.

Aprendimos a tratarnos de la misma manera que nuestra madre se trató a ella misma.

Nuestra tarea como mujeres conscientes radica en transformar la madre interna dentro de nuestra psique creada a partir de nuestra madre biológica con sus limitaciones humanas en la madre que siempre necesitamos y quisimos.

Podemos convertirnos en la madre que siempre quisimos hacia nosotras mismas.

De esta manera, somos capaces de aceptar las limitaciones de nuestra madre externa, porque nuestra madre interna se convierte en la madre primaria con la que podemos contar, de formas en que quizás nunca hemos podido contar con nuestra madre externa.

Nuestra madre solo podía amarnos de la manera en que pudo amarse a ella misma.

En un momento dado, debemos enfrentar el hecho de que nuestra madre no pudo y no va a poder satisfacer nuestras necesidades de la manera que necesitamos y quisimos. Esto significa pasar por un proceso de duelo. Un duelo por la forma en que tuvimos de compensar y sufrir la herida materna.

En el proceso de duelo, tenemos la oportunidad de darnos cuenta del hecho de que si nos sentimos amadas o abandonadas no fue por nuestra culpa.

Sólo entonces podemos abandonar la lucha para demostrar nuestra valía en el mundo. En el proceso de duelo, también podemos tener compasión por nuestra madre y la carga que llevaba.

Al sanar tu madre interna, transformas tu vida más allá de lo que puedas imaginar.

Al confrontar este dolor, podemos darnos cuenta de que lo que pensábamos que era nuestro dolor es en realidad parte del dolor de nuestra madre que nosotras hemos llevado por amor. Ahora podemos elegir dejar esta carga. De esta manera, en lugar de atenuar nuestro sentimiento de culpa, podremos sentir la confianza en nuestros cuerpos y en nuestros corazones para así desarrollar un sentido de auténtica plenitud y amor propio.

Al convertirnos en una madre suficientemente buena para nosotras mismas, nos liberamos no sólo a nosotras mismas, sino también a todos aquellos que conforman nuestra vida.

Es un reto reconocer ante nosotras de qué manera no fuimos amadas en nuestra relación con nuestra madre. Al recordar y ver lo cargada y abrumada que estaba pudimos pensar que éramos la fuente de su dolor. Esta “hija culpable” puede mantenernos estancadas.

Una forma de liberar nuestra culpa es reconociendo la inocencia y legitimidad de nuestras necesidades infantiles. Es una forma de liberarnos de la vergüenza y bautizarnos a nosotras mismas en nuestra bondad y divinidad.

Una vez hemos atravesado el duelo por nosotras mismas, entonces podemos comenzar el duelo por nuestras madres y por todas las mujeres.

El duelo nos repone y nos fortalece.

Como mujeres, podemos sanar y darnos lo que nuestras madres no nos pudieron dar. Podemos convertirnos en nuestra propia fuente. El “dolor corporal” del colectivo femenino es sanado una a una. Y a medida que el dolor corporal femenino se cura, lo mismo ocurre con el dolor de la humanidad.

Nuestra propia sanación no es sólo un regalo para nosotras mismas, también lo es para el mundo.

La herida de la madre es una gran oportunidad.

Conforme nos permitimos contactar con lo que se siente como un hambre antigua, inagotable para una madre inagotable, nos damos a luz a nosotras mismas en nuestra verdadera identidad – la matriz de luz- una fuente inagotable, desbordante de amor y abundancia que no depende de las circunstancias o condiciones. Entonces podemos vivir al servicio de lo que realmente somos- el amor mismo.

(Artículo original en ingles publicado en Elephant Journal)

Lorena

Feliz Comienzo. Eclipse de Luna Nueva en Piscis 26-02-2017

¿Te sientes como caminando entre la niebla? Casi sin poder palpar nada? No hay nada sólido. Ni siquiera hay camino. Piscis, es Agua. Y tú flotando en ese Mar inmenso.

Con cuatro planetas en Aries y cinco en Piscis, el eclipse de ayer habla de finales abruptos y nuevos comienzos. Una nueva forma de ser está manifestándose, y nace de las aguas piscianas, y toda la sabiduría recogida de la experiencia pasada, ya desde la libertad, sin cadenas que te esclavizan a antiguos patrones y karmas.

No esperes que sea inmediato. No será antes de dejar ir lo viejo, lo obsoleto. Este Eclipse requiere un acto de fe. Un espíritu guerrero que sabe que el siguiente paso será difícil, desafiante, y muy diferente de lo que habíamos planeado, pero definitivamente, será EL PASO.

Pide mucho, exige sacrificio, pero si mantienes el rumbo, trae una Gran Fuerza y profunda sabiduría: La experiencia directa de tu fuente personal de conocimiento y poder.

Este eclipse habla de reclamar tu propia libertad como única, desde tu individualidad. Aunque Piscis es la comunión sin límites, podemos sentir claramente fuertes divisiones que se cristalizan entre “tú” y “yo”, y ya no pueden seguir fingiendo que no existen.

Si has estado haciendo un profundo trabajo de conciencia, en patrones en los que parecías atrapado para siempre, en relaciones insanas, viejos hábitos, si de verdad quieres dar el salto, encontrarás un puente, ventanas de oportunidad.

Con Venus, Marte, Urano y Eris en Aries, tienes la energía y la potencia para hacerlo, para dar el salto, para comenzar en lo nuevo, cortando lazos que te atan al pasado, manteniéndote fuerte y esperanzado.

No esperes pruebas o señales, porque te puedes perder en las nieblas Neptunianas de confusión y miedo. Camina, cada decisión vive su propia vida una vez puesta en movimiento por nuestros pensamientos, palabras y hechos. Camina, déjate llevar por este empujón, a través de las encrucijadas que traiga, y que ya están poniendo a prueba tu temple, abriendo tu corazón y fortaleciendo tu Alma.

Es un momento de elecciones Valientes, que se hacen con un corazón audaz y que te llevan a la fuerza alquímica para cambiar tu vida.

Está bien sentir el miedo, la incertidumbre y la ansiedad mientras contemplas una Vida que se muestra Nueva delante de ti. El desafío es mantenerse firme a pesar de ello y hacer el cambio que libera potencial.

Los próximos seis meses prometen renovación profunda que nos anclará cada vez más en una vida extraordinaria y verdadera.

Lorena

Fuego

Se están cayendo todas las pieles, las máscaras y las fachadas. Desnuda de todo. Rendida al proceso. Y sin contención, el fuego se expande y lo incendia todo. Dejando el terreno arrasado, asolado. Purificado.

La Tierra negra, abocada a regenerarse, se reconfigura. Yerma, buscando nueva vida, porque no sabe de otra cosa la Tierra, que no sea de Vida. Cobijando la Semilla, en su oscuridad.

Oscuridad, el lugar donde germinan las semillas.

Así, la Tierra abraza su creación, impregnando de sí esa Vida. Ha sido así por siempre. Y en El Principio, también. Por eso la sentimos en nuestras células. Palpitando. La Gran Madre. Dadora de Todo.

Y cuando el Ser esté listo, lo parirá sacándolo de su profundidad, orgullosa, mostrando todo su explendor.

Se expande el fuego y me expando yo…

Lorena

Venus en Piscis desde hoy

….Ante ella se encuentra la inmensidad de la Humildad, siempre dispuesta a tomar la forma de lo que la sostiene. Permitiendo que la Confianza la tome como mejor le parezca, después de todo ha trabajado tanto para definir su independencia; Ha procesado tanto para definir su propia identidad; Ha sanado tanto para conocer su propia Palabra.

Y sin embargo, aquí está, sin ningún camino abierto ante ella excepto Todo por delante. El pasado no es un lugar al que necesite volver, después de todo el tiempo que pasó allí…eso ya está;

El futuro está en algún lugar allá afuera, envuelto en una neblina acuosa azulada en el horizonte;

Ahora se encuentra de pie en el borde del agua del Gran Azul, ese dador de vida siempre cambiante del cual ha surgido todo. El único camino es “Sumergirse”, y se siente abrumador. Una voz le susurra desde la brisa salada:

“No hay nada que temer. Estás totalmente protegida. Estarás sostenida. Eres inmutable. Nunca te perderás, ni en la peor de las tormentas. Puedes fusionarte y ser completa al mismo tiempo. Sólo tienes que dejar ir y bucear. Saber que tu centro seguirá siendo Verdad. Confía y bebe de lo que te será entregado”.

Y con esas palabras, ella avanza hacia fuera y hacia adentro. Su nuevo viaje ha comenzado…..

Lorena

Súper Luna llena en Tauro: Luna de Evolución

Vibrando con todo el agua de tu cuerpo. Sintiendo cómo sube la marea con esta súper Luna, súper locura, súper si te vas no vuelvas, un pasito pa alante 20 para atrás. Súper Dramas. Súper miedos. Súper todo exagerado. Ola que viene, y otra detrás.

Sosteniendo toda esta locura emocional. Liberándote desde dentro. Siendo. Permitiéndote ser vulnerable, exponiéndote, así es como puedes llegar a conocerte. Sí…eso eres tú también.

¿Cuánto te has perdido por miedo a perder? Es el momento de darnos cuenta de los patrones que nos han mantenido en lo seguro. En lo de siempre. En lo que ya no te funciona.

Venus en capricornio nos conecta con lo que sentimos que merecemos. Lo que queremos para nosotr@s de verdad. El merecimiento, cuando es real, es callado, no viene desde la demanda.

Viendo con la luz de esta Luna con más claridad, lugares que estaban en la sombra, emociones que estaban en lo profundo, aspectos que estaban escondidos. Y escuchandoTE.

Y con todo eso, respiras, y te escribes un cuento y te abrazas. Y lo lloras o lo cantas o haces un bizcocho. O pintas, o gritas…porque sí, es así de intenso y de bonito y de doloroso

Un día una mariposa me contó que cuando se estaba transformando le dolía tanto el cuerpo que no dejaba de llorar, y que cuando se dió cuenta de que tenía alas, no sabía cómo hacer con ellas, siempre había reptado por el suelo, y pensar en volar le aterraba… Pues a ver si va a ser esto

Feliz Luna de Evolución

Lorena

Luna nueva en escorpio. Mes de la transformación

“Algo que tenemos y que no necesitamos tiene que morir…, y algo que aun no tenemos pero que necesitamos tiene que nacer. Todo el trabajo es solo preparación para una u otra de estas dos cosas.”

-Rodney Collin

LUNA NUEVA EN ESCORPIO

Este es el mes de la transformación. Sol conjunción con Mercurio en Escorpio. Y todos bailando con la Luna Nueva del 30 de Octubre, marcando el comienzo de un periodo de cuatro semanas, en las que podremos volver a poner el contador a cero. Cambiar el chip. Volver a empezar. Sacudirnos.

Mercurio en Escorpio nos facilita el viaje a lo profundo de la Sombra, al lugar de las cosas que están por resolver, es un periodo muy favorable para trabajarse. Liberar por fin asuntos muy enterrados. Si quieres cruzar…este es el momento.

Conversaciones directas, profundas. En ocasiones punzantes. No vamos a estar en la superficie, vamos a ir a lo profundo. Inquisidores, querremos descorrer los velos….

Que Veas

Lorena

La sanación energética actúa sobre nuestros genes

Eso dicen científicos del IONS (Institute Of Noetic Science). La sanación energética actúa como un mecanismo epigenético.

Las investigaciones han sido llevadas a cabo por el Dr. Garret Yount, y su colaborador el Dr. Dawson Iglesia, a través de técnicas de EFT conocidas como “Técnicas de Liberación emocional”  y han visto que estas tienen efectos sobre la bioquímica y la expresión de los genes.

EFT es una técnica no invasiva que utiliza elementos de la terapia cognitiva y la terapia de exposición, y los combina con la acupresión. Está considerada una modalidad de sanación energética.

En su primer estudio, Yount e Iglesia observaron el efecto de las EFT en la bioquímica del estrés (si sí, y fue publicado en el NCBI: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22986277).

En ese estudio, compararon los niveles de cortisol ( o hidrocortisona,  una hormona producida por la glándula suprarrenal como respuesta al estrés) en 3 grupos de sujetos diferentes: Un grupo recibió terapia de conversación, otro grupo recibió EFT, y el último, tan solo descansó.

Tras analizar los resultados, vieron que tanto la ansiedad como la depresión disminuyeron significativamente más en el grupo de EFT. Los niveles de cortisol también se redujeron significativamente.

En base a estos resultados, decidieron dar un paso más en la investigación, y explorar si la EFT podía afectar a la expresión de un grupo de genes asociados con el trastorno de estrés post-traumático (TEPT).

El mes pasado publicaron un artículo con la primera evidencia que apoya esto: http://ahp.sagepub.com/content/early/2016/08/11/0890117116661154.abstract.

Y así fue. Los síntomas de TEPT se redujeron significativamente en el grupo tratado con EFT, y después de sólo 10 sesiones de EFT todos los veteranos estaban libres de trastorno por estrés postraumático clínicamente diagnosticado…..

Además, al comparar los niveles de expresión de genes  antes y después del período de intervención,  Yount e Iglesia encontraron expresión diferencial significativa de seis de ellos, incluyendo algunos que activan el sistema inmune y otros que inhiben procesos inflamatorios.

Traducción: Tras las sesiones de EFT, los sujetos experimentaron que su sistema inmunológico mejoraba, y manifestaban menos inflamación.

……..Vaya,vaya…….¿Qué está pasando aquí?

Apenas conocemos nada de los mecanismos epigenéticos. Bueno, más que “nada”, sólo estamos empezando a conocer qué nivel de afectación tienen. A través de qué mecanismos específicos actúan.

Se sabe que el entorno, el medio ambiente, la comida, nuestro estado de ánimo, (nuestras emociones) o las enfermedades, son factores epigenéticos:

Tienen la capacidad de activar o desactivar microRNAs, (u otros mecanismos epigenéticos), que actúan como interruptores para la expresión o inhibición de genes.

Genes que pueden tener que ver con la expresión de enfermedades….con la supervivencia celular…. con la juventud…..con…… 

Y a estos dos señores les ha dado por la EFT, pero yo estoy absolutamente convencida que otras técnicas  como la meditación o sistemas basados en resonancia energética como la homeopatía, sin ir más lejos, obtendrían similares resultados (si no mejores).

Extrapolable a cualquier otra.

Nuestra mente….  nuestro estado de ánimo es capaz de alterar nuestros genes.  

¿Eres consciente del poder que tienes?

¿Nuestra Conciencia no sería el mecanismo epigenético más potente que existe? 

La epigenética comienza a disolver las líneas entre Ciencia y Espiritualidad…. 

Lorena

Cuando tú cambias, todo cambia

No vemos las cosas como son, las vemos como somos.

Imagina que no sabes que llevas puestas unas gafas, de esas de culo de botella. No lo sabes porque naciste con ellas. Nunca has mirado al mundo sin ellas, así que para ti, forman parte de ti.

Imagina que esas gafas tienen un filtro de color azul, y que estás con un amigo viendo un paisaje maravilloso. Tu amigo, que tampoco lo sabe, lleva puestas otras gafas. Las suyas. Todos tenemos unas. Él nació con el filtro de color amarillo.

Estáis los dos sentados a los pies de un valle precioso. Al fondo, se ve un lago cristalino, alimentado por un río que desciende desde unas imponentes montañas nevadas.

Respiras, y embriagad@ por el momento, le dices a tu amigo:

-Wow……qué maravilla. Qué lago tan increíble, tan….. azul… –

Tu amigo, alucinado, te dice:

-Azul??? Pero si es amarillo!!!, da grima!!. Esto tiene que estar contaminado por algún ácido o vete tú a saber qué!. Anda, vámonos ya!-

Esto, que es solo una metáfora, es el día a día de nuestras relaciones.

 Related imageEs nuestra forma de ver el mundo, a través de nuestras gafas, la que lo va creando.

Y al final, tu mundo, no es más que un reflejo de cómo tú lo ves.

Te voy a poner otro ejemplo.

La historia de Iris:

Cuando nació, su madre deseaba un niño, pero llegó ella.

Aunque igualmente su madre la quisiera por encima de todas las cosas, ya desde que estaba en su vientre, ella recibió todo tipo de información emocional y energética y cuando llegó al mundo, se encontró con que no era lo que esperaban. Sorpresa!

Estaban esperando que fuera otra cosa. Así se creó su herida de rechazo. De no ser suficiente. De no ser lo que se esperaba de ella.

Iris, para compensar aquel “incidente” intentó de todas las maneras posibles, hacer todo lo que esperaban de ella, sin cuestionar si eso era verdaderamente lo que ella deseaba. Aún era demasiado pequeñita para comprender estos conceptos.

Unos años después, llegó su ansiado hermanito. De pronto su madre ya no le prestaba toda la atención. Ya no la “sentía”. El dolor por sentirse “abandonada” fue tan grande, que se “desconectó” de ella, para protegerse, y no volver a sentir una traición así.

Además, se creó unas murallas mágicas de protección, de hormigón armado y de acero valyrio… Esto en realidad lo hizo sin ser consciente de que lo estaba haciendo. Estas semillas de rechazo, abandono y traición, fueron germinando con los años.

Crecieron unos brotes que se fueron enraizando hacia dentro y alrededor, tejiendo una madeja. Fueron cubriendo todo el corazón, y todo el cuerpo en general, y salían por sus ojos creando lo que empezaron a ser sus gafas de pasta.

Iris veía el mundo a través de ese filtro. Cada vez que ella percibía que alguien a quien se sentía unida, se “desconectaba” de ella, ella se sentía terriblemente abandonada, rechazada y traicionada.

En realidad la otra persona no le estaba haciendo nada. La otra persona a lo mejor ese día lo que quería era estar con otra gente, o hacer otras cosas.

Pero Iris veía el mundo como ella era. Y ella tenía mucho dolor.

Como el universo es maravilloso, y sigue la ley de resonancia, a lo largo de su vida, estas situaciones de abandono, rechazo y traición se fueron sucediendo una y otra vez, en un intento por hacerle ver, que tenía una profunda herida, tapada con acero valyrio, rejas de hierro galáctico y todo encofrado con hormigón armado.

Así es imposible que una herida se cure. No eran los demás quienes le hacían daño. Los demás sólo le recordaban su dolor. Su herida.Era ella misma quien lo veía todo distorsionado.

Todo era un drama. Estaba totalmente sometida al color con el que sus gafas de pasta le mostraban los acontecimientos de su Vida. Hasta que un día, por fin, se dio cuenta!!!!!!!

Empezó a notar un peso por encima de su pequeña nariz, y se llevó allí la mano, percatándose de esas gafas de pasta.

Anda!!!!!!!!!!!!!!!!! ¿Y esto qué hace aquí????????? Y entonces, como por arte de Magia, comprendió lo que había estado pasando durante tantos años.

Tuvo la suerte de tener una experiencia mística, en la que le mostraron cómo se ve el mundo sin gafas.

Ese momento de Satori fue tan revelador, que se prometió hacer todo lo que fuera necesario para poder Volver a Ver, sin gafas!.

Además, como ya había comprendido por qué sufría tanto y el origen de su dolor, la Vida, que es maravillosamente sabia, ya no tenía que seguir insistiendo con esas lecciones de rechazo, abandono y traición trayéndole esas experiencias.

Ya le había quedado claro, se había hecho Consciente. Ahora, sólo había que ponerse manos a la obra. Ir podando poco a poco la madeja. Ir tirando poco a poco los muros. Y mantener la guardia en todo momento, porque la inercia de seguir viendo del color que se veía, es muy fuerte, y tomar conciencia no es suficiente.

Al cambiar ella, todo cambió. Porque cuando tú cambias, todo cambia.

Este es sólo un cuento. Pero hay multitud de ellos. Tantas heridas, tantas combinaciones como personas hay en el mundo.

¿Estás dispuesto a deshacer tu madeja? Recorrer tu laberinto?

Te aseguro que ver sin gafas es lo más maravilloso que te puede pasar en la vida.

Un abrazo!

Lorena

El significado de la enfermedad (Somatización e integración de la sombra)

La enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para curar al hombre.” Carl Jung

Comprender la enfermedad como la voy a plantear a continuación puede resultar incómodo para las personas que la utilizan como excusa para evitar enfrentarse con su origen.

La industria farmacéutica y la medicina alopática  nos ofrecen  soluciones que cada vez nos parecen más de ciencia ficción.

Y no digo que esté absolutamente en contra de sus avances, pero si es verdad que cada vez somos más los que nos replanteamos las cosas, desconfiamos y buscamos en otros métodos, antiguoso modernos, lo que a la medicina tradicional le falta: comprender al ser humano desde todos sus aspectos.

Ya he hablado en ocasiones anteriores del cuerpo (como cuerpo físico) y la conciencia. Basándome en esos conceptos, trataré de explicar cómo entiendo yo la enfermedad:

Enfermedad significa, la pérdida de una armonía o, también, el trastorno de un orden hasta ahora equilibrado (después veremos que, en realidad, contemplada desde otro punto de vista, la enfermedad es la instauración de un equilibrio).

“Ahora bien, la pérdida de armonía se produce en la conciencia, en el plano de la información, y en el cuerpo sólo se muestra (como síntoma o somatización). Por tanto, el cuerpo es el vehículo físico de la manifestación de todos los procesos y cambios que se producen en la conciencia. Si una persona sufre un desequilibrio en su conciencia, eso se manifestará en su cuerpo en forma de síntoma.”

Tal y como yo lo veo, la enfermedad sería la manifestación en el cuerpo físico-etérico de la consecuencia de una o la acumulación de varias impregnaciones del cuerpo Astral (Samskara).

La impactación en el físico de heridas o impregnaciones en el astral, (puedes leer esta entrada para comprender mejor estos conceptos).

La distinción entre «somático» y «psíquico» se refiere al plano en el que el síntoma se manifiesta, pero no sirve para ubicar la enfermedad. En realidad se trataría exclusivamente de síntomas que se manifiestan en el plano psíquico, es decir, en la conciencia de la persona. 

Cuando en el cuerpo de una persona se manifiesta un síntoma, éste (más o menos) llama la atención interrumpiendo, con frecuencia de forma brusca, la continuidad de su vida diaria. Un síntoma es una señal que atrae atención e interés y suele impedir que tu vida continue de forma “normal”.

El síntoma te reclama, lo quieras o no. Es molesto, y nosotros

no queremos ser molestados, enseguida tiramos de ibuprofeno:

– Me duele la cabeza
– Pues tómate “algo”.

La medicina, desde sus inicios lo que ha hecho es convencer  de que un síntoma es un hecho más o menos fortuito de origen meramente biológico. Siempre evitando la interpretación del síntoma.

Yo siempre pongo este ejemplo:

Imagina que se te enciende una luz de avería en el salpicadero del coche. Imagina que llevas el coche al taller, y el mecánico, levanta el panel y saca la bombilla.

Pues esto es lo que hace la medicina tradicional. Acabar con el síntoma. Muerto el perro, se acabó la rabia.  ¿Pero qué es lo que te estaba diciendo la luz??? 

Para poder comprender esto hay que dirigirse a zonas más profundas. La luz sólo quería avisarnos y hacer que nos preguntáramos qué ocurría….pues eso es lo que sucede en nuestro cuerpo. Y esto es lo que contempla la medicina holística o medicina integrativa: Comprender la enfermedad desde una perspectiva mucho más amplia. Comprender al ser en todas sus dimensiones: Física, emocional y espiritual o lo que es lo mismo: mente,cuerpo y espíritu. El ser humano no es una ecuación química. Es infinitamente más.

Lo que en nuestro cuerpo se manifiesta como síntoma es la expresión visible de un proceso invisible y con su señal pretende interrumpirnos, avisarnos de que algo no va bien y obligarnos a indagar. También en este caso, es una estupidez enfadarse con el síntoma y, absurdo, tratar de suprimirlo impidiendo su manifestación.

Lo que hay que eliminar no es el síntoma, sino la causa.

Tenemos que ir mucho más allá, pero la medicina es incapaz de dar este paso. ¿De qué sirve “acabar” con el síntoma, si la causa que lo origina sigue ahí?? ¿Cuántos tratamientos farmacológicos funcionan mientras se toman, y los síntomas siguen o vuelven en cuanto se dejan?? Cuántas “enfermedades” sencillamente, no se curan con ningún fármaco?? La enfermedad no está en el cuerpo, aunque se manifiesta a través de él. 

Aún con todos los avances científicos conseguidos hasta el momento, el número de enfermos no ha disminuido ni en una fracción del 1%. Ahora hay tantos enfermos como ha habido siempre —aunque los síntomas sean otros—. Te lo pueden disfrazar como quieran, yo también se jugar con las estadísticas, me dedico a ello, pero esta es la cruda realidad. Investiga sobre ello tú mismo.

Resumiendo…

“La enfermedad es un estado, indica que la persona, en su conciencia, ha dejado de estar en orden o armonía. Esta pérdida del equilibrio interno se manifiesta en el cuerpo en forma de síntoma.

El síntoma es la señal y porta información, nos dice que nosotros, como individuo, como ser dotado de alma, estamos enfermos, es decir, que hemos perdido el equilibrio de las fuerzas del alma.

El síntoma nos informa de que algo falla. Denota un defecto, una falta. La conciencia ha reparado en que, para estar sanos, nos falta algo. Esta carencia se manifiesta en el cuerpo como síntoma.

El síntoma es, pues, el aviso de que algo falta.” 

El síntoma puede decirnos qué es lo que nos falta —pero para entenderlo tenemos que aprender su lenguaje. El lenguaje es psicosomático, es decir, sabe de la relación entre el cuerpo y la mente.

A continuación extraigo algunos fragmentos de un libro que me pareció fascinante y que cito al final de la entrada (“La enfermedad como camino”):

Polaridad

La curación se produce exclusivamente desde una enfermedad transmutada, nunca desde un síntoma derrotado o extirpado o ignorado, ya que la curación significa que el ser humano se hace más sano, más completo.Se integra.

La curación se consigue incorporando lo que falta y no es posible sin una expansión de la conciencia.

Enfermedad y curación son conceptos que pertenecen exclusivamente a la conciencia, por lo que no pueden aplicarse al cuerpo, pues un cuerpo no está enfermo ni sano. En él sólo se reflejan, en cada caso, estados de la conciencia.

La medicina se limita a adoptar medidas puramente funcionales que, como tales, no son ni buenas ni malas sino intervenciones viables en el plano material. En este plano la medicina puede ser asombrosamente buena; no se pueden condenar todos sus métodos.”

No se puede hablar de curación sin mencionar la polaridad y la sombra.

“La respiración da al ser humano la experiencia básica de polaridad. Inhalación y exhalación se alternan constante y rítmicamente. El ritmo que forman no es más que la continua alternancia de dos polos. El ritmo es el esquema básico de toda vida. Lo mismo nos dice la Física que afirma que todos los fenómenos pueden reducirse a oscilaciones. Si se destruye el ritmo se destruye la vida. La vida es ritmo. El que se niega a exhalar el aire no puede volver a inhalar. La inhalación depende de la exhalación y , sin su polo opuesto, no es posible.

Un polo, para su existencia, depende del otro polo. Si quitamos uno, desaparece también el otro. La electricidad se genera de la tensión establecida entre dos polos, si quitamos un polo, la electricidad desaparece.”

Para qué cuento todo esto?: La enfermedad tiene mucho que ver con una pérdida de la polaridad, o mejor dicho, un desequilibrio entre la manifestación de ambos polos.

Es importante comprender la interdependencia de los dos polos y la imposibilidad de conservar un polo y suprimir el otro. Y a este imposible se orientan la mayoría de las actividades humanas: el individuo quiere la salud y combate la enfermedad, quiere mantener la paz y suprimir la guerra, quiere vivir y, para ello, vencer a la muerte. Es impresionante ver que, al cabo de un par de miles de años de infructuosos esfuerzos, los humanos siguen aferrados a sus conceptos. Cuando tratamos de alimentar uno de los polos, el polo opuesto crece en la misma proporción, sin que nosotros nos demos cuenta.

Precisamente la medicina nos da un buen ejemplo de ello: cuanto más se trabaja por la salud más prolifera la enfermedad. Si queremos plantearnos este problema de una manera nueva, es necesario adoptar la óptica polar. En todas nuestras consideraciones, tenemos que aprender a ver simultáneamente el polo opuesto. Nuestra mirada interior tiene que oscilar constantemente, para que podamos salir de la unilateralidad y adquirir la visión de conjunto.

Y qué es la sombra?

Todo lo que nosotros no queremos ser, lo que no queremos admitir en nuestra identidad, forma nuestro polo negativo, nuestra «sombra».

Pero el repudio de la mitad de las posibilidades no las hace desaparecer sino que sólo las destierra de la identificación o de la conciencia. El «no» ha quitado de nuestra vista un polo, pero no lo ha eliminado. El polo descartado vive desde ahora en la sombra de nuestra conciencia. Además, consumiendo toda la energía necesaria para mantenerlo allí escondido.

Llamamos sombra (en la acepción que da a la palabra C. G. Jung) a la suma de todas las facetas de la realidad que el individuo no reconoce o no quiere reconocer en sí y que, por consiguiente, descarta.

La sombra es el mayor enemigo del ser humano: la tiene y no sabe que la tiene, ni la conoce. La sombra hace que todos los propósitos y los afanes del ser humano le reporten, en última instancia, lo contrario de lo que él perseguía.

El ser humano proyecta en el mundo todas las manifestaciones que salen de su sombra porque tiene miedo de encontrar en sí mismo la verdadera fuente de toda desgracia.

Todo lo que el ser humano rechaza pasa a su sombra que es la suma de todo lo que él no quiere. 

Ahora bien, esta negación, no afrontar y asumir una parte de la realidad no conduce al éxito deseado. Por el contrario, el ser humano va a tener que ocuparse muy especialmente de los aspectos de la realidad que ha rechazado.

Esto suele suceder a través de la proyección: cuando uno rechaza en su interior un principio determinado, cada vez que lo encuentre en el mundo exterior desencadenará en él una reacción de angustia y rechazo.

Proyección significa, que con la mitad de todos los principios fabricamos un exterior, porque no los queremos en nuestro interior. Los principios rechazados que ahora aparentemente nos atacan desde dentro, los combatimos en el exterior con el mismo encono con que los habíamos combatido dentro de nosotros.

Insistimos en nuestro empeño de borrar del mundo los aspectos que valoramos negativamente…. pero esto es imposible!! (por la ley de la polaridad), este intento garantiza que nos ocupemos con especial intensidad de la parte de la realidad que rechazamos…jajaja! Lo que resistes, persiste!.

Esto entraña una irónica ley a la que nadie puede sustraerse: lo que más ocupa al ser humano es aquello que rechaza. Y de este modo se acerca al principio rechazado hasta llegar a vivirlo.

Es conveniente no olvidar las dos últimas frases. El rechazo de cualquier principio es la forma más segura de que el sujeto llegue a vivir ese principio. Es la profecía autocumplida. Es resonancia.

A un ser humano sólo pueden molestarle los principios del exterior que todavía no ha asumido. Que aún no ha integrado ni reconocido en él mismo.

La Ley del espejo

El entorno hace las veces de espejo en el que sólo nos vemos a nosotros mismos y también, desde luego y muy especialmente, a nuestra sombra a la que no podemos ver en nosotros.

De la misma manera que de nuestro propio cuerpo no podemos ver más que una parte, pues hay zonas que no podemos ver (los ojos, la cara, la espalda, etc.), son puntos ciegos de nuestra persona y para poder hacerlo necesitamos del reflejo de un espejo, también para nuestra mente padecemos una ceguera parcial y sólo podemos reconocer la parte que nos es invisible (la sombra) a través de su proyección y reflejo en el llamado entorno o mundo exterior. El reconocimiento precisa de la polaridad.

El que vive en este mundo y no reconoce que todo lo que ve y lo que siente es él mismo, cae en el engaño y el espejismo.

Hay que reconocer que el espejismo resulta increíblemente vívido y real (… muchos dicen, incluso, demostrable), pero también el sueño nos parece auténtico y real…..mientras dura. Hay que despertarse para descubrir que el sueño es sueño. Lo mismo cabe decir del gran océano de nuestra existencia.

HAY QUE DESPERTARSE PARA DESCUBRIR EL ESPEJISMO

Nuestra sombra nos angustia. No es de extrañar, está formada  por todos los componentes de la realidad que hemos repudiado y rechazado, los que menos queremos asumir. Imagína esa amalgama toda junta. Es un monstruo. La suma de todo lo que estamos firmemente convencidos que tendría que desterrarse del mundo, para que éste fuera perfecto y bueno.

Pero lo que ocurre es todo lo contrario: la sombra contiene todo aquello que falta en el mundo —en nuestro mundo—para que sea perfecto y bueno. La sombra nos hace enfermar, es decir, nos hace incompletos: para estar completos nos falta todo lo que hay en ella.

La sombra produce la enfermedad, y encararse con ella, cura.

Ésta es la clave para la comprensión de la enfermedad y la curación. Un síntoma siempre es una parte de sombra que se ha introducido en la materia.

Por el síntoma se manifiesta aquello que falta al ser humano. Por el síntoma el ser humano experimenta aquello que no ha querido experimentar conscientemente.

El síntoma, valiéndose del cuerpo, reintegra la plenitud al ser humano.

Es el principio de complementariedad lo que, en última instancia, impide que el ser humano deje de estar sano. Si una persona se niega a asumir conscientemente un principio, este principio se introduce en el cuerpo y se manifiesta en forma de síntoma. Entonces el individuo no tiene más remedio que asumir el principio rechazado.

El síntoma indica lo que le «falta» al paciente, porque es el principio ausente que se hace material y visible en el cuerpo.

No es de extrañar que nos gusten tan poco nuestros síntomas, ya que nos obligan a asumir aquellos principios que nosotros repudiamos. Y entonces proseguimos nuestra lucha contra los síntomas, sin aprovechar la oportunidad que se nos brinda de utilizarlos para completarnos. En el síntoma podemos aprender a reconocernos, podemos ver esas partes de nuestra alma que nunca descubriríamos en nosotros, porque que están en la sombra.

Nuestro cuerpo es espejo de nuestra alma

La mayoría de la gente tiene dificultades para hablar de sus problemas más íntimos (suponiendo que los conozca siquiera) de forma franca y espontánea; los síntomas, por el contrario, los explican con todo detalle a la menor ocasión.

Desde luego, es imposible descubrir con más detalle la propia personalidad.

La enfermedad hace sincera a la gente y descubre implacablemente el fondo del alma que se mantenía escondido.

Esta sinceridad (forzosa) es sin duda lo que provoca la simpatía que sentimos hacia el enfermo. La sinceridad lo hace “simpático”, porque en la enfermedad se es auténtico. La enfermedad deshace todos los sesgos y restituye al ser humano al centro de equilibrio.

Entonces, bruscamente, se deshincha el ego, se abandonan las pretensiones de poder, se destruyen muchas ilusiones y se cuestionan formas de vida. La sinceridad posee su propia hermosura, que se refleja en el enfermo.

El ser humano, como microcosmos, es réplica del universo y contiene latente en su conciencia la suma de todos los principios del ser

La trayectoria del individuo a través de la polaridad exige realizar con actos concretos estos principios que existen en él en estado latente, a fin de asumirlos gradualmente. Porque el discernimiento necesita de la polaridad y ésta, a su vez, constantemente impone en el ser humano la obligación de decidir. Cada decisión divide la polaridad en parte aceptada y polo rechazado. La parte aceptada se traduce en la conducta y es asumida conscientemente.

El polo rechazado pasa a la sombra y reclama nuestra atención presentándosenos aparentemente procedente del exterior. Una forma frecuente y específica de esta ley general es la enfermedad, por la cual una parte de la sombra se proyecta en el físico y se manifiesta como síntoma. El síntoma nos obliga a asumir conscientemente el principio rechazado y con ello devuelve el equilibrio al ser humano.

El síntoma es concreción somática de lo que nos falta en la conciencia.

Lorena Cuendias

Fuentes/ Lecturas que os recomiendo y que podéis adquirir a través de los enlaces que os dejo:
Psicogénesis de las enfermedades – Carl Gustav Jung

La enfermedad como camino – Thorwald/Dahlke,Ruediger Dethlefsen

Encuentro Con La Sombra – Carl Gustav Jung y Otros

 

 

El renacer del Águila

Dicen que el Águila es el ave más longeva. Puede llegar a vivir hasta 70 años.

Pero dice un mito, que no todas lo consiguen. A mitad de camino, sus uñas, curvas y frágiles, ya no pueden agarrar a sus presas. Su pico, alargado y puntiagudo, se curva sobre sí y sus alas envejecidas, pesadas y gruesas, ya no le permiten elevar su vuelo.

Entonces, sólo tiene dos opciones: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación.

Durante éste, volará a lo alto de una montaña, y se refugiará en un nido. Durante un tiempo, ya no volará. Se deshará de su pico golpeándolo y esperará el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá sus viejas y retorcidas garras.

Esperará que vuelvan a crecer, y con sus nuevas uñas, y su nuevo pico, se deshará de sus viejas plumas, y esperará a que renazca su nuevo plumaje. Y entonces, abandonará el nido, y alzará su vuelo, más alto que nunca. Un vuelo de renovación. El vuelo transformado.

Los mitos están cargados de mensajes simbólicos. Sea éste verdadero o no, lo cierto es que estamos rodeados de Águilas que han elegido morir. Sus plumas pesan demasiado, o al menos, eso han creído o prefieren creer. No puedes hacer nada por ellas si ellas no quieren siquiera hacerlo por ellas mismas, y tampoco tienes que quedarte a mirar. Es Su vuelo. Es Tú vuelo.

En cambio, sí puedes mostrar tus inmensas alas nuevas a aquellas que han decidido buscar el refugio en la montaña. A las valientes. A las que han decidido que a pesar del dolor, pasarán en la oscuridad los próximos tiempos, sin saber si quiera a dónde llevará todo aquello, con la certeza, que sea donde sea, será un lugar mejor.

Lo harás porque tú sí lo sabes.

Lorena

Vuelve a lo Salvaje

Hay lugares en ti
donde miles de diminutas flores brillantes,
se abren cada mañana al sol
en prados tan amplios como el cielo.

Antigua Alquimia secreta a través de tus huesos,
te habla de plumas y piedras y metales preciosos y huellas de mandalas

creadas por las historias que contamos con nuestras vidas.

Vuelve a lo Salvaje

Hasta que tallos verdes broten de tus uñas

Y líquenes envuelvan tus cejas.

Vuelve a lo Salvaje

Hasta que tus raíces se extiendan y se hundan y se retuerzan hacia abajo a través del suelo y la roca.

Vuelve a lo Salvaje

Levántate en tu magnificencia y toma tu lugar entre las constelaciones.

Vuelve a lo Salvaje

La Tierra es su propia medicina.

Se la tuya.

A veces, el caos, el ruido y la prisa del mundo humano me hace añorar el espíritu salvaje de la naturaleza.

Así que cuando puedo, me escapo a dormir debajo de las estrellas en la noche de la montaña, o camino por el bosque, hambrienta de oscuridad real, de soledad desierta, de horizontes perdidos,  por el misterio, la sabiduría, la magia, la libertad y la belleza que ofrece sólo el mundo natural.

Me largo. Me voy a buscar la paz de lo salvaje.

Volver a lo Salvaje es un proceso que se inicia en el interior. Es la búsqueda de la interconexión de toda la vida, que trasciende las nociones fragmentadas de separación entre nosotros- ellos- la humanidad -la naturaleza.

Desiertos, bosques, montañas, valles y océanos – Son arquetipos, lugares dentro de todos nosotros.

En la tranquilidad, la escucha, la apertura, la entrega, la conexión. Siendo y haciendo lo que realmente es importante, podemos tener acceso a estos lugares de forma profunda e intensa, en forma de grandes viajes del alma y permitiendo saltos cuánticos en compasión y valor.

Así podemos recuperar lo salvaje a través de nuestra psique. Podemos llegar a ser flores en el desierto. Entrando plenamente en nuestro poder, dándonos cuenta de nuestro potencial para ser la medicina que necesita el mundo.

Lo que le hacemos al planeta, nos lo hacemos a nosotros mismos, y viceversa.

Es el momento de encontrar el camino de vuelta a lo salvaje, de nuevo a nosotros mismos, y de vuelta a casa.

Este vídeo de Orly Faya, magnífica artista, expresa muy bien esto que digo:

Lorena

Somos los guerreros de la mierda

Hoy me he encontrado con este texto de Jeff Foster:

Algunas veces, a pesar de tus mejores esfuerzos e intenciones, a pesar de tu increíble ‘progreso espiritual’, simplemente te sientes como una mierda. Entonces… ¡siéntete como una mierda! ¿Cuál es el problema, realmente, cuando te sumerges sin temor alguno en el corazón de esa experiencia única? ¡Siéntete como mierda, pero conscientemente! ¡Sumérgete en ella,
conscientemente!!

Y descubre que ‘sentirte como una mierda’ puede ser el sentimiento más espiritual de todos, una nueva (y sumamente mal interpretada) puerta hacia la gracia, tan sagrada como la alegría más profunda, tan llena de vitalidad como la creación de un universo. Sin auto-compasión, sin drama, sin justificaciones, sin búsqueda; sólo un crudo y roto corazón, una nueva herida re-abierta al amor, sin ningún deseo de escapar. Tú forjas una nueva espiritualidad con tu valor de permanecer en ese sitio de confusión, imbuyendo la tristeza con tu brillante luz.
Tal vez esto salvará al mundo: hermanos y hermanas los suficientemente valientes como para sentir esta mierda con toda consciencia, sin adormecerse a sí mismos o tratar de evitar el dolor. Guerreros de la mierda. ¡Vaya guerreros!
Comencemos una revolución.

Me ha hecho reír mucho. Me ha hecho reír ahora que me siento bien, porque este camino es lo que tiene. Unos días tocas el cielo y otros estás en la mierda. Y no pasa nada!

Yo, que siempre he sido muy risueña y optimista, culo inquieto, hiperactiva, lo llevaba muy, muy mal. Porque esos días no tenía ganas de nada. Sólo quería estar tirada, con todas las cosas que me apetece hacer siempre. Algunos días ni siquiera tenía fuerzas para levantarme de la cama. Ni he podido ir a trabajar.Hasta que me rendí.

Lo que no se puede hacer, es ponerse a sacar la basura de casa, apestosa y putrefacta, acumulada de eones, tirar tabiques, pintar paredes, detonar puertas blindadas, limpiar telarañas, y no despeinarse. No amigo, no va así. Te vas a poner de caquita hasta la frente, como el último mohicano.

Te vas a cansar.Mucho.

Tengo una amiga que lleva un par de semanas así, tal cual, sintiéndose como la mierda. Además su proceso energético le ha producido algo parecido a un cólico de riñón, algo parecido a fiebre, algo parecido a gripe, algo parecido a nada conocido, porque en realidad no le está pasando nada….pero le está pasando todo.  Ha abierto su caja de pandora, y empiezan los fuegos artificiales.

Esto es: Ha sacado una bolsa de basura, puajjj, aquí huele fatal (ya, pero es tu basura), uff, no puedo con esto, me estoy poniendo mala (ya, pero es solo basura), mira, me siento como la mierda (ya, es que es mierda).

A continuación, todas las otras bolsas de basura que estaban por encima de la que ha sacado, caen hacia abajo y se reubican, como un tetris, y mi amiga, se pone malita, porque su cuerpo se re-configura.

Ahí es donde hay que llevar la Conciencia, porque eso es lo que está pasando. Y es maravilloso. Sumérgete ahí. Mira lo que tenías guardado. Ira? rabia? tristeza insoportable?

Siéntente como la mierda. No durará eternamente. Déjalo estar mientras eres consciente, porque es un regalo.

Lorena

Atajos espirituales

Hace unos años leí “La evasión espiritual” de Robert Augustus Masters. Además de reirme muchísimo, porque está cargado de sentido del humor, me hizo reflexionar a cerca de verdades como templos.

La evasión espiritual (el uso de creencias espirituales para evitar tener que tratar con sentimientos dolorodos, heridas no resueltas y necesidades de desarrollo) se halla tan generalizada que pasa muy desapercibida.

Los alegatos utilizados para escudarse tras ella son dignos de monólogo del club de la comedia. No tenéis más que hacerle llegar el artículo a alguno de vuestros conocidos “reconocidos” escapistas, y meter las palomitas en el microondas … ¿He dicho microondas???? .Noooooooooo!!!!!!!!!!!!!! horror!!!!!!!!!!! en el microondas NOOOOOOO. Mejor las hacéis al modo artesanal, en un cazo con aceite de oliva de primera presión en frío. Esto es de primero de conciencia.

Bromas aparte, ayer me llegó esta entrada de Bo Heimann, del blog Dharma en Español (abajo cito la fuente). Resume muy bien el libro de Masters.

Y tú? Te estás escapando?:

En su libro Spiritual Bypassing, Robert Masters hace una importante llamada de atención a todas las personas con inclinaciones espirituales. Es una llamada de atención que suena a verdad y está en consonancia con lo que siempre han enseñado los auténticos maestros budistas: no pienses que puedes saltar directamente a la parte de arriba de la escalera.

Robert Masters señala una serie de rasgos poco saludables que podrían derivarse de un adiestramiento espiritual no guiado y sin base: capacidad excesiva para el desapego, centrarse solo en el pensamiento positivo, miedo al enfado y bondad artificial, descuidar las emociones, dificultades para poner límites, falta de interés en un verdadero trabajo psicoterapéutico, una inteligencia intelectual muy alejada de la inteligencia emocional y moral, centrarse en lo absoluto más que en lo relativo y personal, e ideas un tanto exageradas sobre el propio nivel cognitivo.

¿Les suena alguna alarma? ¿Pueden decir que están completamente libres de estos rasgos?

Todos los maestros auténticos de quienes he tenido el lujo de recibir enseñanzas han subrayado siempre que tenemos que trabajar de dentro hacia afuera. Con el concepto de atajo, Masters describe cómo muchas de las personas supuestamente espirituales están saltándose el imprescindible desarrollo psicológico y lo compara con ser izado hasta la cima de la montaña en helicóptero. Terminamos sin una base segura o firme. Nuestra visión es inmerecida y no está respaldada desde el interior, sino que ha sido comprada y lograda sin el adecuado trabajo de base. Si queremos ser realmente libres, tenemos que recorrer todo el camino hasta la cima.

En su libro, Masters señala varias formas en las que tendemos a usar la espiritualidad como vía de escape para insensibilizarnos. Primero, señala el hecho de que no hay atajos fáciles, aunque parece que más de un maestro y escuela espiritual contemporáneos así lo creen. Como suele decirse, solo tenemos que estar presentes en el ahora.

Como indica Masters, lo que ocurre sin embargo es que no muchos somos capaces de aceptar que estamos tratando de llegar a la cima de la montaña haciendo trampas.

En nuestra opinión, es de lo más sensato evitar los temas difíciles y no emplear demasiada energía durante ese tiempo. Nos gustan los grandes avances cognitivos y la visión desde la cima de la montaña. No disfrutamos de los pasos pequeños, de la práctica diaria, de estudiar un año entero o del riguroso trabajo psicoterapéutico necesario para llegar hasta allí arriba sin un helicóptero. Debería ser, por supuesto, indoloro, ¿no? Así, la engañosa idea de un atajo termina siendo un callejón sin salida. Masters dice que nos gustaría creer que podemos hacerlo todo en la mitad de tiempo.

En segundo lugar, Masters señala que hay un positivismo exagerado para el que los ambientes espirituales son un gran caldo de cultivo.

Lo cierto es que la mayoría de nosotros estamos controlados periódicamente por el miedo, el enfado, los celos, el dolor, etc., lo que ha pasado a etiquetarse como emociones negativas. Por tanto, no las aceptamos. Y como no podemos contener esos sentimientos, evitamos tratar con ellos.

En aras de la espiritualidad, ocultamos nuestras partes oscuras en las sombras. Quizá estamos trabajando mentalmente con ellas. Hacemos algo de yoga, sin comprometernos, sobre una alfombrilla de goma o meditamos un poco. Masters compara esto con chapotear en el lado poco profundo de la piscina. Por desgracia, nos engañamos pensando que este tipo de trabajo puede crear realmente un cambio duradero.

El verdadero trabajo terapéutico y el verdadero trabajo espiritual, como el auténtico budismo, se hace en la parte honda de la piscina.

El budismo es como zambullirnos en la inmensidad del océano. Según Masters, el trabajo auténtico es muy, muy duro y peligroso; y tiene razón. No es un proceso agradable, ordenado, sino un asunto enrevesado y sucio que implica el cuerpo, las emociones y el conocimiento cognitivo.

Masters dice que la aversión o el enfado —una de las cinco kleshas— están especialmente expuestos a una enorme cultura de eliminación;

La gente espiritual nunca se enfada, ¿no? Sin embargo, ¿no es el enfado lo que nos hace decir no a las relaciones y circunstancias poco saludables?

Según Masters, quienes reconocemos nuestro enfado y podemos expresarlo de un modo respetuoso, tanto hacia los demás como hacia nosotros mismos, somos quienes en última instancia estamos en mejores condiciones de perdonar el enfado de los demás. Cuando contenemos nuestro enfado y nos comportamos como si nunca nos enfadásemos de verdad, lo llevamos dentro como una herida sangrante. Los sentimientos de pena, vergüenza, miedo, soledad, etc. tampoco gozan de buena reputación entre muchas personas espirituales.

Otro dogma en los círculos espirituales que Masters señala es la idea de que todos nos comportamos lo mejor posible y tenemos básicamente intenciones positivas.

Esto podría significar que tenemos muchas dificultades para poner unos límites saludables, a pesar de que podría ser muy evidente que nos están faltando al respeto. Puede que dejemos que los demás abusen de nosotros demasiado tiempo debido a la idea equivocada de que deberíamos ser siempre bondadosos y compasivos. Esta compasión excesiva y equivocada hacia los demás apenas se distingue de la falta de respeto y de compasión hacia uno mismo.

Masters nos llama adictos a la armonía, básicamente debido al miedo.

Este miedo no es sólo miedo al enfrentamiento, sino también miedo a no parecer una persona espiritual recta y buena. De este modo, permitimos que continúen indefinidamente patrones y relaciones poco saludables.

Además, si no somos capaces de decir no con poder y propósito, nuestro se convierte en algo veleidoso y débil.

Otro problema es el de la trascendencia.

Masters dice que hay una delgada línea que separa lo que podemos llamar trascendencia adecuada de significado espiritual y una disociación poco saludable de las emociones, los rasgos de personalidad y los traumas, que son cosas que no nos gustan.

El enfoque saludable es trascender y aceptar el sufrimiento y reconocer las equivocaciones y los errores de las cualidades negativas que queremos dejar atrás. La huida y la evitación son la trascendencia poco saludable. Masters lo llama disociación vestida de ropajes santos. Cuando experimentamos dolor y tristeza, o decepción por la falta de respeto de nuestra pareja, el atajo espiritual consiste en elevarse por encima de eso para dejar de sentirlo, en lugar de permitirnos sentir y expresar las emociones que están allí.

Según Masters, en el peor de los casos, el resultado combina la falta de conexión con el cuerpo y con la tierra.

Masters quiere que también seamos conscientes de la popular moda de la no dualidad: «Todo es uno y todo está bien.

No hace falta que hagas nada, no hace falta que cambies nada, simplemente permanece allí en el ahora.

Aprende a no identificarte con tus limitadoras historias sobre ti mismo. Date cuenta de que todo es unidad. ¡Y sé libre!» ¡Es tan sencillo! Masters siente solamente respeto hacia la doctrina como tal, y coincido con él, que se expone como la tarea sencilla que es.

Lo que Masters sugiere es que somos libres y que siempre lo hemos sido, pero hemos olvidado nuestra auténtica naturaleza.

Por desgracia, preferimos que nuestro plan personal no incluya trabajo que hacer; como si de repente no tuviéramos dificultades con la ansiedad, el enfado, la codicia, la vergüenza, etc. Las enseñanzas no duales son peligrosas por el riesgo inminente de que reneguemos de nuestra humanidad, nuestras emociones y nuestro cuerpo. Este centrarse erróneamente en lo absoluto, en que no hay personalidad, cuerpo ni historia, desembocará a menudo en una huida intelectual de la vida cotidiana y el desarrollo personal.

El libro de Masters es un golpe bastante duro al ambiente espiritual. Es una llamada para que nos tomemos nuestra vida y a nosotros mismos realmente en serio, como han hecho siempre todos los auténticos maestros budistas. Según Masters, los atajos espirituales nos separan de nuestro dolor y de nuestros problemas personales, que por tanto se quedan sin resolver.

Abrazos!

Lorena

Extraído de Bo Heimann, Freeing Your Mind — an introduction to Mindfulness and basic Buddhist philosophy. Texto original en inglés publicado el 9.12.15 en Levekunst.

Spiritual Bypassing está traducido al castellano por Anna Renau Bahima para Ediciones Vesica Piscis: La evasión espiritual: cuando la espiritualidad nos desconecta de lo que realmente importa.

Fuente:

Atajos espirituales || Bo Heimann

 

La promesa

Si, soy yo.

     Había una vez una niña. Su cuerpo era pequeño, pero tenía unos enormes ojos llenos de asombro.

Siempre se sintió de muy lejos, de más allá, de cualquier otra galaxia menos de aquí. Tenía la sensación de haber aterrizado por error en el lugar equivocado. Como si no hubiera introducido correctamente las coordenadas en su DeLorean, y al bajarse, se encontrara en medio de una batalla campal, sin posibilidad de retorno, al menos por el momento.

Sin tiempo que perder, tuvo que ponerse a cubierto. Se buscó una trinchera, y se fabricó un súpertraje- súperprotector. En realidad, se hizo varios, y se los iba cambiando.

Pasaba el tiempo entre la trinchera y la batalla. Cuando estaba dentro, se daba cuenta de que se perdía muchas cosas de fuera pero cuando salía, terminaba llena de magulladuras y rebozada en barro. Y con unos pelos!!!

Aquí están todos locos! – Se decía a menudo. No terminaba de entender nada de lo que allí ocurría. Por más que lo intentaba, no comprendía ni el idioma. Es que todo le parecía contradictorio.

Allí, las personas que más se querían, eran las que más se dañaban. Arrasaban con todo. Con cosas sagradas, como bosques y animales. Habían fabricado tecnología para viajar al espacio, pero eran incapaces de acabar con el hambre, la enfermedad, la ignorancia, la inconsciencia.

Unos se protegían de otros. Hombres de mujeres. Mujeres de hombres. Hombres de hombres. Todos de todos! Y de todo!

Estaban aterrados, heridos, tremendamente confundidos.Dormidos.

Un apocalipsis Zombie era aquello. Cuántas veces en su pequeña trinchera pidió despertar, segura de que aquello no era más que un sueño. Bueno…una pesadilla en realidad. Muchas veces se maravillaba de cosas absolutamente fascinantes que ocurrían, pero eran pocos días de Sol y mucha niebla. Niebla…niebla… ella también se encontraba en esa niebla. Entre aquí y allí.

Se había sentido muy sola. Y llegó a pensar que lo estaba, a pesar de que había llegado a hacer buenas migas con muchos habitantes de ese lugar.

Pero un día, un día de esos que se había quedado en la trinchera, otro de esos días que suplicaba despertar….empezó a escuchar una vocecita…. Un susurro cálido, sereno, amigable y dulce.

Estoy aquí!!– Sorprendida, miró hacia todos lados, pero era incapaz de averiguar de dónde procedía esa voz.

-Aquí!!!!-

La sentía muy cerca, casi encima… pero nada! No había nadie.

– Cierra los ojos!!!!!- dijo la voz. Y los cerró. De nuevo, volvió a escucharla:

– Estoy aquí….aquí!!! ¿Puedes encontrarme ahora?-

La sentía en su pecho!!!!!!!!! En el centro del pecho! Por dentro!!!!

Al principio pensó que se le había quedado atascado un guisante transgénico con capacidades comunicativas! Qué susto!!!!
Pero no le gustaban los guisantes. De hecho, no había comido guisantes en los últimos no se cuántos años. Así que eso no era… Estaba asustada. ¿Se estaría volviendo loca del todo como ese mundo en el que se encontraba?. ¿Le habrían implantado un microchip?

Se quedó callada, por si aquella cosa tenía algo más que decirle…y lo hizo.

Le dijo que era ella misma. Que todas las veces que se había sentido perdida, en realidad, se estaba encontrando, y que Ella, que también era ella, le estaba hablando!. Le hablaba todo el rato, pero no se enteraba, porque el sonido de las lágrimas gigantes rebotando en el suelo, no le dejaban.

También se había intentado comunicar muchas otras veces. Cuando le habían roto el corazón, para decirle que confiara, que confiara….. Cuando se sentía insegura, cuando tenía miedo, pero también cuando se moría de risa, que en realidad, eran muchas veces, y las carcajadas de las dos se fundían en una, y por eso se reía tan fuerte. O cuando sentía inmensa ternura, o compasión. Ella, que también era ella, le decía que en esos momentos, eran sólo una.

UAAAAAlaaaaaaaaa!!! No estaba sola!! Estaba Ella!! Que era ella..

Al parecer…Ella, era Maga y tenía todas las respuestas, algo así como un oráculo-brújula  todo en uno, pero que muchas veces, en realidad, ella no había querido saber la respuesta correcta…y entonces no le decía nada…para dejar que lo averiguara, aún sabiendo que se estaba equivocando.

Le dijo que fueron todas esas veces que le dolía la barriga. Sí…ella, cuando experimentaba algo que en el fondo sabía que no le estaba haciendo bien, cuando consentía que no la tuvieran en cuenta…o más bien cuando ella misma no se estaba teniendo en cuenta….le dolía la barriga. Sabía que se estaba enredando…pero no podía evitarlo.

La niña estaba encantada con haberse encontrado a Ella, que era ella. Cada día ella descubría más cosas de Ella. Cosas inimaginables. Unos tesoros que habían estado guardados. Y su voz, que al principio le parecía un susurro, se escuchaba alto y claro ahora:

Este sendero te lleva a un lugar mágico….. Este camino te lleva a un lugar oscuro por el que deberás transitar….Este otro te enseñará esto…este, querida…no va a ninguna parte, créeme. Ahora vamos a subir por aquí….ahora vamos a bajar por allá.

Era maravilloso. Ya no sólo no estaba sóla, ahora tampoco tenía miedo, porque se encontrara donde se encontrara, siempre estaba Ella con alguna indicación, sosteniendo, acompañando.

Un día, Ella (que era ella), le contó su secreto mejor guardado:

-Hay un Camino del que no te he hablado. Escucha bien niña. Es el Camino de regreso.-

Lo sabía!!!!!!!!!!!!!!!!!! Siempre lo había sabido!!! Tenía que existir alguna forma de arreglar el DeLorean!!!

-También conozco todas las respuestas. Comprendo lo incomprensible y descifro todos los enigmas. Ah! Y puedo acabar con tu dolor de barriga.

Te diré cuándo tienes que volar de algunos lugares, abrir tus alas, y escapar….soltar algunas manos….o abrazar algunos corazones.

Sabrás dónde…cómo, y quién. Te lo contaré todo, pero antes, quiero que me hagas una promesa. Prométeme que no volverás a acallar mi voz.

Prométeme que cuando te pierdas, cerrarás los ojos y me buscarás. Una y otra vez. Una y otra vez.-

Y ella, que era Ella, lo prometió. Prometió que nunca más ahogaría su voz. La escucharía todas las veces y seguiría todas las indicaciones.

Ella, que era ella, confió en su promesa, y sintió, que verdaderamente, esta vez, lo conseguiría.

sin FIN ∞

Lorena

Aquí….ahora

Ya está. Me planto. Me quedo aquí. No hay mejor lugar.

Hace unos días estaba en plena selva de Borneo. Estábamos haciendo un trekking, y yo iba a la cola de la fila, rezagada. Me parecía que iban demasiado rápido, no dejaban de hablar entre ellos, yo me estaba perdiendo cada instante por seguir su ritmo, y estaba distraída por intentar integrarme en la conversación. De pronto paré y esperé a que se alejaran.

Borneo2015 Energizate.net

Cuando dejé de verlos y de oírlos, sola, miré hacia arriba, y en círculo. Árboles inmensos me rodeaban, plantas de hojas infinitas, lianas, sonidos de aves y otros animales. Naturaleza desmedida apabullante. No había un sólo hueco sin ocupar. Todo estaba entretejido como en un inmenso abrazo. Ni siquiera podía ver el cielo. El esplendor de todo aquello abrumaba.

No estaba sola. Podía percibir todo tipo de energías con una fuerza que mareaba, difícil de sostener.

Cerré los ojos, y empecé a contar, a ver cuántos sonidos distintos era capaz de identificar. Cuando llevaba unos 12 o 13, el sonido se intensificó en un estruendo, y todas las notas se unieron en una sola, que era como un pitido, una vibración chirriante y aguda.

Me recordó a cómo los chamanes inducen un trance tocando los tambores y se refieren al sonido del tambor como al latido de la tierra.  Aquel podría ser sin duda  el latido de la Tierra. Sentí que me iba a estallar la cabeza y los oidos y cuando pensaba que no lo aguantaba más, desaparecí.

No es que me desintegrara, es que dejé de estar en mí. No sé cuánto tiempo pasó, pero dejé de sentir mi cuerpo. No estaba en él, me había desvinculado. Estaba unida a todo aquello, como flotando en ello. Podía sentir cómo todo estaba conectado con todo y conmigo. Era una red densa, con una fuerza de atracción que te absorbía hacia dentro de algo, como hacia ese algo mismo, lo sentí como caer hacia dentro de aquello, integrarme en la mónada, entregarme al momento.  Estaba sostenida. Estaba ahí, estando de Estar. Disuelta.

Sentí vértigoenergizate.net. El mismo que he sentido antes cuando en alguna experiencia siento que me voy a desintegrar, a dejar de existir.

Aprovechando el miedo, volvió el ego, aferrándose con uñas a este cuerpo, trayéndome de vuelta. Y como en la frenada de llegada en una montaña rusa, sentí un zarandeo y lágrimas de emoción me resbalaban por la cara.

Me envolvió la tristeza. Esa que conozco tan bien.El anhelo de aquello. La unidad. La libertad del no cuerpo.El otro lado.

Volví a recordar dónde estaba, aquí, en la experiencia de la materia. No quería. Una vez más volví a convencerme, a abrazarme. Me volví a contar el mismo cuento de siempre, es por algo grande, es un viaje maravilloso, es tu viaje hacia ti. Es tu encuentro.

Hay días que me cuesta mucho creérmelo. Pero hoy, alguien a quien adoro, me ha contado una historia maravillosa. Una historia de magia. De magia bonita. De cómo de pronto la vida te hace un regalo, así, de un día para otro, y tú, que estás justo “ahí”, lo tomas. Y te das cuenta, que en realidad, no hay azar. Que todo está asombrosamente entrelazado.

Que somos todos esos sonidos de la selva, que en un momento se unen en una sola nota y algo implosiona y nace y se crea. Como campos gravitatorios demasiado fuertes cerca de un agujero negro creando Universos. Un impulso violento que te empuja a la experiencia de la vida.

Últimamente, no hago más que sentir esos impulsos violentos de Vida. Una fuerza que me arrastra hacia algo, con el corazón latiendo desbocado, eufórico, despierto. Como si de pronto hubiera descubierto las maravillas de existir y después de haber estado dormido por eones, quisiera recuperar todo el tiempo pasado. Como un ciego que recupera la visión. Como un sordo que escucha música por vez primera. Si tuviera cara y gesto, sería una niña la mañana de Reyes delante de sus regalos. Un alpinista habiendo coronado una cumbre. O una tarde de primavera y de brisa en la cara. Amanecer. Una mirada al mar inmenso e hipnótico.

Momentos. Instantes.

El corazón es un refugio sin refugio, y no voy a salir corriendo.

Ya está. Me planto. He llegado. Me quedo aquí. No hay mejor lugar.

Lorena